Volvo y Ford perfeccionan los cinturones de seguridad

En 1959, Volvo introdujo el primer cinturón de seguridad en automoción, un invento que salvaría, según cálculos recientes, más de 123.000 vidas humanas. Cuatro décadas más tarde, en colaboración con Ford, ha dado un paso más en la mejora continua de este elemento, desarrollando un sistema de enganche basado en cuatro puntos, una sujeción más de la que en la actualidad proporcionan los fabricantes.

Volvo y Ford perfeccionan los cinturones de seguridad
Volvo y Ford perfeccionan los cinturones de seguridad

La compañía sueca Volvo Car y la estadounidense Ford Motor están colaborando en lo que podría ser el más importante componente de seguridad de los próximos años: un cinturón de seguridad de cuatro puntos, que añade una sujeción más a los que actualmente se comercializan.

La gran virtud de este novedoso elemento radica en que permite distribuir la fuerza del impacto en varios puntos del pecho, reduciendo la presión sobre costillas, corazón y pulmones. También ayuda a mantener al pasajero totalmente inmóvil durante los choques, principal preocupación de los diseñadores actuales de cinturones de seguridad.

En estos momentos, un equipo dirigido por el ingeniero de la casa sueca Christer Gustafsson y por el especialista en la materia de Ford, David Wagner, está trabajando en dos diseños basados en la seguridad que proporciona el sistema de cuatro puntos, aunque recurren a medios diferentes.

El primero de ellos, conocido como X4, recurre al tradicional sistema de tres puntos, pero añade una sencilla correa que pasa sobre el hombro libre, atraviesa el torso, formando una cruz, y se une con la tira inferior del cinturón convencional, cerca del enganche.

El segundo diseño, el V4, está basado en los cinturones utilizados en competiciones deportivas y su utilización es tan sencilla como la de una mochila.

La duda ahora para los responsables de Volvo y Ford está en saber si el citado sistema de cuatro puntos gozará de aceptación entre el consumidor. El propio David Wagner no duda en que esto será así, a tenor de la respuesta afirmativa dada por el público asistente al pasado Salón del Automóvil de Detroit, donde fue consultado por su parecer sobre los nuevos cinturones.

Por su parte, Gustafsson fue aún más lejos al señalar que en tres años "cumpliremos las expectativas de nuestros equipos de ingeniería y, por supuesto, de nuestros clientes, al respecto". "En los años venideros iniciaremos contactos con las agencias reguladoras mundiales, incluida la Agencia Federal para el Tráfico y la Seguridad Vial (NHTSA), con el objeto de discutir nuestras conclusiones y resultados y las implicaciones legales de los cinturones de cuatro puntos".