Volvo: Por primera vez, con un V8

Promete ser toda una revolución dentro de la propia Volvo. Llega el primer motor V8 fabricado por la marca sueca: una mecánica potente, pero que también puede presumir de reducido tamaño y de ser uno de los propulsores más limpios de su categoría.

El primer motor V8 de Volvo, para el XC90
El primer motor V8 de Volvo, para el XC90

No parece que haya cambiado mucho –unas llantas nuevas de 18 pulgadas, parrilla color gris grafito, varios emblemas...-; sin embargo, el XC90 que podemos ver en París es radicalmente nuevo. Para empezar, monta un motor V8, algo inédito hasta ahora en un Volvo. Es un propulsor muy poderoso (hablan de 314 CV y un par de 44,8 mkg a 3.900 rpm), pero también muy reducido para lo que normalmente son este tipo de mecánicas. La marca lo ha instalado de forma transversal: para no comprometer la seguridad del modelo, necesitaba ‘‘comprimirlo’’. Así, a pesar de ser un 4,4 litros, tiene 754 milímetros de largo y 635 de ancho y sólo pesa 190 kilos. Incorpora una nueva transmisión automática de seis velocidades. Con ella, consigue pasar de 0 a 100 Km/h en 7 segundos y alcanza una velocidad autolimitada a 210 Km/h; todo con un gasto medio de 13 litros de combustible para cada 100 kilómetros. Y aquí no acaban las novedades. También se ha reservado para el XC90 el estreno de un nuevo sistema de tracción integral electrónica AWS, que también cuenta con tracción instantánea. Según aseguran, este sistema mejora las salidas rápidas y ofrece un mayor agarre en las superficies resbaladizas. Cosas nuevas, pero también se mejora lo presente. Así, Volvo ha aumentado la potencia y la capacidad de torsión del motor T5, una mecánica que se incluye en el S60 y V70. El propulsor aumenta de tamaño hasta llegar a los 2,4 litros y se producen diversas modificaciones en válvulas y turbocompresor para que aumente su rendimiento. Gracias a estos cambios, aseguran, tiene un “toque" más deportivo, responde mejor a bajo régimen y disminuye sus emisiones contaminantes. La potencia máxima pasa de 250 a 260 CV y el par máximo de 330 a 350 Nm. Además, está más despierto a bajo régimen. Esta mecánica también disfruta de una caja de cambios nueva. Se trata de una transmisión manual de seis velocidades. La labor de “refinamiento" continúa con el chasis Four-C, que –a partir de ahora- se ofrecerá como opción en los nuevos S60, V70 y XC70. Este sistema distingue entre dos modos de funcionamiento (confort o sport) y se adapta a la utilización que queramos dar al coche: más deportivo para el S60, más refinado para el V70 y más preparado para abandonar el asfalto en el XC70. Volvo también presenta el BLIS (Blind Spot Information System), un sistema que mejora la visibilidad del conductor mediante cámaras digitales. El dispositivo funciona cuando el vehículo circula a una velocidad superior a los 10 km/h y reacciona ante vehículos que circulan 20 km/h más lentos o 70 km/h más rápido que nuestro coche. Mediante dos cámaras digitales montadas sobre los retrovisores, capaces de tomar hasta 25 fotogramas por segundo, se detecta la presencia de algún vehículo en la zona llamada de “ángulo muerto" (en un área de 9,5 metros de longitud y tres de anchura), mostrando un testigo de aviso en el cuadro de instrumentos. Por supuesto, este sistema es desactivable mediante un interruptor por si no se desea mostrar la presencia de otros vehículos. Otra de las innovaciones de la gama 2005 es el sistema repelente de las lunas y retrovisores, denominado WRG, (Water Repellent Glass) que, mediante un recubrimiento sobre las lunas laterales, permite y facilita la formación de gotas de agua y su posterior eliminación con el viento.

Los mejores vídeos