Volkswagen presenta el Lupo FSI

La marca alemana da un paso adelante en la carrera por reducir los consumos y la contaminación de sus modelos. Ahora lanza el Lupo FSI, un 1,4 de 105 CV que sólo gasta cinco litros a los 100 kilómetros.

Este modelo presenta muchas variaciones sobre el resto de la gama Lupo, pero la más importante es el motor. Un complejo sistema de inyección estratificada de gasolina hace que los consumos se reduzcan al mínimo en unas condiciones de carga del motor muy concretas. El ''quid'' de la cuestión está en la mezcla que quema el motor. En su función económica, la mezcla es pobre, es decir, muy poco combustible que se concentra en la bujía para facilitar la combustión. Este sistema funciona dentro de un determinado régimen de vueltas. Para cargas superiores y sin que se note nada, la inyección cambia a mezcla homogénea tradicional. Para completar este cúmulo de avances técnicos, el sistema de catalización se ha dotado de un exclusivo sensor de óxido de nitrógeno, NOx, que constituye una novedad mundial. Cuando el acumulador de NOx se satura, el sistema de inyección también cambia. Lo mismo sucede con las saturaciones de azufre.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.