Volkswagen no reestructurará Seat

El presidente de Seat, Bernd Pieschetsrieder, ha afirmado que la empresa española tendrá que superar unos cuatro años difíciles. Estas declaraciones, que no han tardado en ser contestadas por los sindicatos, también acaban de ser matizadas por la directiva de Volkswagen, que no comparte el pesimismo del ejecutivo de su filial.

Pieschetsrieder parece haberse quedado sólo. Volkswagen se lava las manos y, desde Hamburgo, donde se celebraba una junta general de accionistas, han decidido quitar hierro a las declaraciones del presidente de Seat.
Según VW, la empresa española no perderá poder frente a otras compañías del grupo, sino al contrario. El consorcio germano afirma que los comentarios de Pieschetsrieder se refería al plan de renovación de su gama de modelos y a cambios de imagen de la marca y de la red de distribución.
Para sosegar los ánimos, Volkswagen ha decidido plantar sus cartas sobre la mesa y ha asegurado que, aunque caiga la producción, no se recortará la plantilla de Seat.

Apuesta por lo español
En este sentido, la directiva de la multinacional alemana ha adelantado que, durante los próximos cinco años, se renovará toda la producción de Seat con nuevos modelos, incluida una versión deportiva que podría basarse en el prototipo del Salsa Emoción.
La nueva flota de Seat tendrá un marcado carácter español, ya que, según se apunta en VW, se abandonarán todas las plantas extranjeras para centralizar la producción en nuestro país.
A partir del próximo junio, los Seat Toledo sólo se fabricarán en Martorell y ya no se montarán en Bruselas. La misma suerte correrá el monovolumen Alhambra, que ahora se produce en Portugal.

Los mejores vídeos