Volkswagen Golf GTI: espíritu libre

Volkswagen lanzará en otoño una nueva edición del que siempre ha sido su modelo más deseado: el Golf GTI. Motor FSI turbo de 200 CV, suspensión deportiva, cambio DSG... última tecnología VW para que este pura sangre cabalgue de nuevo.

Volkswagen Golf GTI: espíritu libre
Volkswagen Golf GTI: espíritu libre

Siempre en Frankfurt. El primer Golf GTI vio la luz en esta ciudad en 1976 y allí, el año pasado, se exhibió un prototipo de cómo podría ser su nueva generación, ya la quinta. Nada más alzarse la sábana que lo cubría, muchos se pusieron a rezar pidiendo que el modelo llegara pronto al mercado. Las plegarias se han cumplido y Volkswagen lo pondrá a la venta en otoño y, según ha anunciado, habrá versiones de tres y cinco puertas. El nuevo Golf GTI contará con un motor de cuatro cilindros con inyección directa de gasolina FSI (aunque no de mezcla estratificada) y turbocompresor, el mismo que hemos conocido en el Audi A3 Sportback a comienzos de este verano. Según anuncian, genera 200 caballos de potencia y le permite obtener unas prestaciones dignas de su estirpe. GTI de pura raza: acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos (datos oficiales) con la caja manual de seis relaciones. Si el comprador quiere más emociones, puede optar por la caja automática DSG (cambio con doble embrague automatizado): consigue rebajar aún varias centésimas en su lucha contra el crono (el 0 a 100 Km/h se consigue en 6,9 segundos). Su relación de compresión es 10.5:1, le permite estar “en forma" prácticamente en cualquier momento (según VW, ofrece 280 Nm de par desde las 1.800 hasta las 5.000 rpm). Pero también es un GTI adaptado a los nuevos tiempos. VW se ha asegurado de que cumple la normativa anticontaminación Euro 4 y que su consumo medio queda en 8 litros cada 100 kilómetros.
No olvidemos que, cuando VW lanzó al mercado el nuevo GTI, se consideró todo un desafío. Europa se enfrentaba a la mayor crisis energética que se recuerda y, desde los distintos gobiernos, se abogaba por coches menos prestacionales. De hecho, este modelo nació como un acto de insubordinación de uno de los ingenieros de la compañía, que decidió realizar un Golf potenciado. ¿Muchas coincidencias con la situación actual?Y aquí lo tenemos: 28 años después, exhibiendo unas formas que advierten que no es un Golf cualquiera. Fíjate en su gran parrilla y su rejilla en forma de panal negro remarcada en rojo. Observa cómo su lateral está esculpido imitando una flecha. Párate a mirar su frontal en forma de V. Todo inspira movimiento. Monta neumáticos de 225 sobre llantas de 17 pulgadas. Es 15 mm más bajo que un Golf normal y posee de serie suspensión deportiva. También se distingue por los cristales, de un tono azulado. Volkswagen asegura que ha diseñado unos asientos específicos para este modelo, más deportivos. Además, ha apostado por el aluminio, que está presente en casi todo su interior. Sin embargo, no es un coche espartano. Estamos ante pura élite deportiva de los coches de calle: va equipado con climatizador, sensor de lluvia, ordenador...

1976. Unas siglas consiguen resumir toda una filosofía: GTI. Provienen de la abreviatura de “Gran Turismo", un término hasta entonces sólo empleado para los coches de competición o algún superdeportivo de la talla de Ferrari o Porsche. La pequeña “I" que se añadía era para referirse a la inyección de combustible del motor, una tecnología casi desconocida en la época.
Y la combinación de esas letras dio lugar al Golf GTI, el más famoso deportivo de calle. Con él, Volkswagen popularizaba los coches de altas prestaciones.
No es de extrañar que, como afirma la propia marca, la mayoría de los europeos (un 93,2 por ciento) conocen esas siglas y la mayoría de ellos las asocian a Volkswagen y a su Golf. Es un dato sorprendente si tenemos en cuenta que ningún GTI ha tenido asociado ningún emblema en su carrocería que pusiera la palabra “Golf".
La fama también se la ha ganado en la competición deportiva: rallys, pruebas de resistencia, circuitos... Multitud de deportistas famosos se han hecho con la victoria gracias a un GTI... Incluso el propio Michael Schumacher lo ha conducido.
Los mejores vídeos