Volkswagen defiende su "acción de oro"

En el mundo de la automoción, no hay lealtades. Las alianzas, compras y traspasos sólo dependen de la puja; eso sí, en Volkswagen, ninguna decisión se puede tomar de espaldas al Estado alemán de Baja Sajonia, el máximo accionista del grupo y, por tanto, poseedor de lo que denominan "la acción de oro".

Ya lo dice su nombre: Volkswagen es la marca del "coche del pueblo" y, más en concreto, del Estado de la Baja Sajonia. Este poderoso grupo parece ignorar los dictados del libre mercado y las normas de la Unión Europea y se aferra a su denominada "ley Volkswagen", un estatuto que establece que ningún accionista puede superar el 20 por ciento de votos en el consejo de administración.

Según se ha denunciado a la Unión Europea, dichos estatutos desaniman a los grandes inversores, ya que da igual el dinero que destinen a las arcas del gigante alemán, porque no podrán tomar ninguna decisión de espaldas al Estado de Baja Sajonia.

Este "land" alemán posee precisamente el 20 por ciento de los votos y, por tanto, mantiene una especie de "acción de oro", ya que su decisión es más importante que la del resto de los socios. Esta táctica no es nueva: la familia Ford acapara la mayoría de las acciones de su compañía por lo que evita cualquier OPA (Oferta Pública de Adquisición) hostil. En otras compañías, los distintos Gobiernos también se guardan esta especie de privilegio.

La Unión Europea estudia desde hace casi un año la viabilidad de los reglamentos de Volkswagen y, ahora, debe decidir si los varía. El Grupo VW ha asegurado no temer ningún intento de compra por parte de otros grupos. El mismísimo canciller alemán, Gerhard Schröder, está de su parte y ha declarado que se opondrá a cualquier decisión que atente contra la ley que rige la multinacional. Además, no hay que olvidar que en el currículum político de este dirigente socialista figura, precisamente, el de primer ministro de Baja Sajonia.

Eso sí, Volkswagen ha empezado a blindarse y, con su nueva reestructuración en cuatro empresas distintas con acciones cruzadas entre las mismas dificulta cualquier OPA hostil.