Volkswagen abandonará el Gas Natural Comprimido en beneficio de la electrificación

El Grupo Volkswagen dejará de desarrollar la tecnología GNC para centrarse en la electrificación como vía para la reducción de emisiones CO2 y cumplir con la exigente normativa de los 95 g/km CO2.

Óscar Díaz

Volkswagen abandonará el Gas Natural Comprimido en beneficio de la electrificación
Volkswagen abandonará el Gas Natural Comprimido en beneficio de la electrificación

Las propuestas Bifuel podrían tener los días contados en el Grupo Volkswagen, superada su eficacia en la lucha por la reducción de consumo y emisiones de CO2 por la electrificación, total o parcial, como medida más eficaz en la transición energética hacia la descarbonización en la que se encuentra inmerso el mundo del automóvil.

En esta decisión, sin embargo, no supone el cese de producción inmediato de los 19 modelos que actualmente se fabrican utilizando esa tecnología en las diferentes plantas de Audi, Seat Skoda y Volkswagen, que seguirán produciéndose hasta el fin de su ciclo comercial, pero sí el cese del desarrollo futuro de nuevas variantes, evoluciones de motores o próximos modelos con una tecnología mixta de Gas Natural Comprimido y gasolina.

Las cifras de la tecnología TGI

Esta tecnología GNC fue considerada temporalmente como una alternativa transitoria en la reducción de emisiones, ya que permite una rebaja de entre un 15 y un 20 % de CO2 frente a modelos equivalentes de gasolina. Sin embargo, este porcentaje por coche vendido no ha alcanzado la relevancia que se le esperaba. Repercutido en el global de coches vendidos por el Grupo, supone una reducción en las emisiones globales de la flota, en torno a 0,3 g/km según palabras de Herbert Diess, máximo responsable de Volkswagen, al citado diario alemán y centra en la electrificación la parte más importante de la reducción de emisiones. Ésta podrá encontrarse tanto en forma de microhibridaciones aprovechando la tecnología de 48 voltios en cada uno de los modelos construidos tanto en gasolina como en Diesel, como los de desarrollo específico. Goza de gran importancia la plataforma eléctrica MEB que se estima podrá dar pie a más de medio centenar de coches basados en ella en la próxima década.

La relativa falta de éxito de la tecnología TGI puede tener explicación en la dificultad para encontrar estaciones de recarga, unas 81 estaciones focalizadas fundamentalmente en grandes ciudades, que ha podido pesar más que la reducción prácticamente a la mitad de los costes de uso diario, poco más de cuatro euros a los 100 km en el caso de un Seat Arona, y no ha compensado el coste de desarrollo. De hecho, en 2019 se vendieron apenas 110.000 unidades sumando las cuatro marcas de volumen del grupo Volkswagen, según informa el diario económico alemán Handlsblatt, y unos 7.700 coches para un mercado germano de 3,5 millones.

Adicionalmente, al margen de la electrificación y los beneficios de motores turbodiésel, el Grupo Volkswagen mantiene una línea de investigación en la que los combustibles sintéticos y la pila de combustible aparentan ser una meta visible, pero aún lejana, no antes de una década.

Seat Ibiza, Arona y León TGI de gas: vuelta a España por 3,5 € cada 100 km (VÍDEO)

Relacionado

Seat Ibiza, Arona y León TGI de gas: vuelta a España por 3,5 € cada 100 km (VÍDEO)

Coches alimentados por gas natural: qué beneficios aporta y cuánto reduce las emisiones

Relacionado

Coches de gas natural: qué beneficios aporta y cuánto reduce las emisiones