Vauxhall/ Opel recolocará a los trabajadores de la planta de Luton

La filial británica de General Motors llegó ayer, jueves 8, a un acuerdo con sus trabajadores para acabar con el enfrentamiento entre ambas partes por el ajuste de plantilla de la compañía.

General Motors anunció a principios de diciembre del año pasado su intención de llevar a cabo un severo ajuste de plantilla en Europa que supondría despedir o jubilar anticipadamente a un 10 por ciento de la plantilla, unos 5.000 trabajadores en los próximos 15 meses.
Los más afectados eran los trabajadores de la factoría británica de Luton, en la que trabajan 2.000 personas, que cerrará sus puertas cuando acabe la producción del actual Vectra, es decir, en el primer trimestre de 2002.
Así, Vauxhall concentrará la producción de turismos en la factoría de Ellesmere Port, de donde saldrá el Astra y la nueva generación del Opel Vectra.
Ayer se confirmó que la Dirección y los trabajadores de la planta habían llegado a un acuerdo sobre la forma de cerrar la fábrica: presionarán conjuntamente a General Motors para salvaguardar la producción en la planta donde se construirá el Vauxhall Frontera a más tardar a finales de 2004.
Vauxhall dice que no habrá despidos obligatorios en Luton. Unos quinientos trabajadores de esta planta serán transferidos a la planta que se ocupará de la producción del Frontera y otros se trasladarán a la planta que Vauxhall tiene en Ellesmore Port, cerca de Liverpool. Lo que sí se producirán serán bajas incentivadas para quienes quieran acogerse a ellas.
El pasado mes se produjo un día de huelga por el cierre de la fábrica, si bien ahora, según la Dirección de Vauxhall, "los sindicatos han comprendido que la decisión era inevitable".

Los mejores vídeos