Usar un vehículo, aunque sea robado, no es delito

La Audiencia de Barcelona acaba de fallar una sorprendente sentencia de la cual se desprende que utilizar un vehículo robado para desplazarse no es delito. Una joven, sorprendida por la Guardia Civil cuando conducía un vehículo robado, ha sido absuelta de pagar 66 euros de multa y de una pena de prisión de seis meses.

La Audiencia de Barcelona ha fallado a favor de una joven que fue parada por la Guardia Civil, cuando conducía un ciclomotor que había sido robado 13 días antes.

Según la sentencia de este tribunal, no se puede condenar a quienes usan en sucesivas ocasiones un vehículo que ha sido abandonado previamente por quienes lo robaron. Es decir, si nos roban un vehículo y lo abandonan y después llega alguien que lo encuentra, éste último lo puede utilizar sin temor a represalias legales, porque esa acción se considera “simple ánimo de uso de vehículo a motor", según la sentencia. La joven que conducía el ciclomotor fue condenada a 6 meses de prisión y a pagar una multa de 66 euros por el juzgado de lo Penal de Barcelona. De ambas sanciones ha sido absuelta ya por esta audiencia catalana. Según el tribunal, el mero hecho de conducir el ciclomotor no significa que “tuviera la intención de apropiárselo para sí".El juzgado de lo Penal de Barcelona condenó a la joven por la sustracción del vehículo, ya que fue encontrada en posesión de un casco, una cadena, un chubasquero y el vehículo robados. La desaparición de estas prendas y del ciclomotor había sido denunciada por el dueño 13 días antes de que la Guardia Civil parara a esta conductora. El juzgado de lo Penal basó su fallo –que ahora es anulado- en el argumento de que “el hecho de ocupar un vehículo sustraído y abandonado, introducirse en él y ponerlo en marcha" ya es constitutivo de delito. La Audiencia de Barcelona, por su parte, interpreta el caso de otra forma y argumenta que la jurisprudencia española “ha dado un giro copernicano" en el entendimiento de este tipo de conductas.