Una penalización a Schlesser deja a Kleinsmidcht como ganadora del Dakar

Al final, después de todo un día de polémica y rumores, se confirmó la más dura de todas las noticias. A última hora de la noche Schlesser y Serviá eran penalizados con una hora como castigo a todas las irregularidades del día. Han apelado la decisión, pero parece casi seguro que Jutta Kleinschmitd se proclame ganadora del París-Dakar 2001.

Una penalización a Schlesser deja a  Kleinsmidcht como ganadora del Dakar
Una penalización a Schlesser deja a Kleinsmidcht como ganadora del Dakar

"Tras ver el informe del director de carrera relacionado con el incidente del tramo especial de la 19ª jornada, en el que los vehículos de Schlesser y Serviá han entrado por delante del japonés Hiroshi Masuoka , que cumplía con su horario de salida, los comisarios deportivos han decidido penalizar con una hora de sanción a los dos primeros", indica el comunicado hecho público por el presidente de los comisarios deportivos, Emanuele Gubernati.
Como se ve la organización decidió atender la reclamación presentada por Masuoka. El japonés pedía una sanción contra el equipo Schlesser por haber salido de forma irregular en la especial de ayer sábado.
Como se recordará, los buggies azules tomaron la salida antes que Masuoka, que era quien debía hacerlo en primer lugar. Esto provocó un altercado serio en la línea de partida. Schlesser y Serviá dijeron que "se habían equivocado" al partir antes de tiempo, pero los jueces han considerado que la decisión fue premeditada y les han sancionado duramente.
En consecuencia, tanto el francés como el español pierden varios puestos en la clasificación y Kleinschmitd se convierte en inesperada líder de la prueba. A no ser que Mitsubishi haga parar hoy a la alemana, se convertirá en la nueva ganadora del Dakar.
Tras ella se clasificarán Masuoka y Carlos Sousa, que se ha convertido en el ganador de la etapa de ayer tras las descalificaciones.
En la decisión de los jueces pesaron todas las situaciones vividas en el día: la pillería de los Schlesser en la salida, la actitud de Serviá taponando la marcha a Masuoka, el desesperado intento de éste por adelantarle y su violenta avería, la desesperación del copiloto de Masuoka colocándose delante del buggy de Serviá, la agresión que sufrió Lurquí, copiloto del español, por parte de un mecánico de Mitsubishi...
En definitiva, un final polémico para un rally que ha estado marcado por las penalizaciones y las acusaciones mutuas. Esta tarde, si el recurso presentado por el equipo francés no prospera, Kleinschmitd subirá a lo más alto del podio en el Lago Rosa de Dakar.

Los mejores vídeos