Un sistema español desconecta la batería en caso de accidente

La seguridad en los automóviles avanza cada día más. En este caso, se ha presentado en España un sistema que desconecta la batería de los automóviles en caso de accidente, con lo que se minimizan las posibilidades de daños de mayor consideración al vehículo.

Este sistema se basa en un dispositivo electrónico de seguridad que, ubicado en el conjunto del cableado de la batería, está conectado al sistema del motor del vehículo. En caso de choque o vuelco o si los sensores detectan un cortocircuito o un incendio, este dispositivo desconecta automáticamente la batería.

El usuario podrá reactivar de nuevo el sistema sin necesidad de sustituir ninguna pieza ni acudir al taller mecánico.


Este producto, pionero en todo el mundo, es cien por cien español, ya que está desarrollado por el centro CIM, dependiente de la Universitat Politécnica de Catalunya (UPC) y del Institut Catalá de Tecnología (ICT), conjuntamente con la empresa catalana Cables Perti. Varios constructores de Alemania y Francia se han interesado ya por este sistema.

El centro CIM nació hace 12 años con la misión de proporcionar a las industrias un laboratorio para la experimentación de nuevas tecnologías para la fabricación integrada por ordenador.

Este laboratorio, que acaba de inaugurar sus instalaciones en el Parque Tecnológico de Barcelona, prevé unos ingresos de 29 millones de euros (4.825 millones de pesetas) para el período 2002-2006. Este dinero se invertirá en la investigación en áreas como la integración de tecnologías en los procesos de fabricación, la realización rápida de prototipos, los sistemas automáticos de inspección y el desarrollo de nuevos productos y máquinas de proceso.