Un mal semestre añade pesimismo a mercado de coches de cara a resultado anual

El cierre de la primera mitad del año del mercado automovilístico, con 406.700 matriculaciones que suponen un descenso del 8,2 % respecto al mismo periodo de 2011, concita un mayor pesimismo sobre el resultado final del actual ejercicio.

Junio ha sido otro mes que ha tenido una evolución a la baja en las matriculaciones de turismos, en esta caso un 12,1 % y un volumen de solo 73.000 unidades, cuando la media en la última década es de 137.000 unidades.

A esta rotunda comparación se une que el resultado de junio es el peor que se ha dado nunca en las estadísticas de matriculaciones de este mes.

Algunos directivos de marcas ya adelantaron días atrás que la previsión de 750.000 turismos a conseguir este año se ha quedado sobredimensionada y las apuestan apuntan a una cifra de 720.000 unidades que redundarían en el hecho de afrontar el peor ejercicio de la historia.

Una vez conocidos los datos de junio, las asociación de concesionarios Faconauto ha fijado hoy ese dato de 720.000 como previsión oficial de este colectivo.

En este sentido, puntualiza que con la actual coyuntura las perspectivas de futuro apuntan a que la situación depresiva de este mercado se mantenga en la segunda mitad del ejercicio, ya que se venderían menos unidades que en la primera mitad, pues no se cuenta con factores de estacionalidad que animan otros canales de venta

Aránzazu Mur, responsable del área económica de Anfac, en su comentario, afirmó que 'el mercado de ventas de automóviles en el primer semestre no remonta, sino que mantiene una tendencia bajista, incrementándose las tasas de caída de manera continua'.

El presidente de la asociación de importadores Aniacam, Germán López Madrid, vuelve a enmarcar los problemas del sector en el deterioro que causa en la red de distribución y así apunta que La crisis destruirá un 40 % del actual número de concesionarios.

El máximo responsable de esta asociación considera 'insostenible' la actual coyuntura de las redes de distribución del automóvil, que soportan una media de solo medio centenar de coches vendidos en la primera mitad del ejercicio.

Según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, el porvenir de este mercado se ve agravado por la incertidumbre generada en torno a la posible aplicación de medidas como el 'céntimo verde' (incremento fiscal en los combustibles), la reducción de los límites de velocidad, la creación de nuevos peajes o la próxima subida del IVA.

Los detalles del mercado se atienen también a datos preocupantes como que ninguna comunidad autónoma haya conseguido elevar en junio el volumen de matriculaciones.

Como mal menor aparecen sólo los bajos descensos del 4,5 %, en ambos casos, en Baleares y Cataluña, además de la constatación, en el polo opuesto de los descensos, de esa máxima caída del 31 % en Extremadura.

La cara de la crisis se muestra también en el desplome de los segmentos automovilísticos vinculados al lujo, si bien los coches más pequeños, los radicalmente urbanos y de precios más accesibles, pese a su bajo volumen (unas 3.600 matriculaciones), han crecido en el mes por encima del 36 %.

Volkswagen es la marca líder, tanto en términos anuales como mensuales, y lo mismo le sucede al Renault Megane en el ránking de modelos.

El diesel recupera dos puntos porcentuales de cuota respecto a mayo, pero los vehículo ecológicos (eléctricos e híbridos) no terminan de romper esa barrera de poco más del 1 %.