Un acuerdo cierra el caso que destapó el escándalo Firestone

Ford Motor y Bridgestone/Firestone han llegado a un acuerdo rápido con una mujer de Texas, lo que evita un juicio que podría haber dañado irreversiblemente la imagen de las dos compañías.

Donna Bailey, la demandante, había pedido más de 100 millones de dólares a estas dos empresas por el fallo en la rodadura de los neumáticos que provocó el vuelco de su Ford Explorer. El accidente la dejó tetraplégica y dependiente de respiración asistida.
Los abogados de la mujer han afirmado que las compañías han llegado a un acuerdo por una cantidad no conocida. El pacto culminó con una videoconferencia entre Donna Bailey y los ejecutivos de Ford, quienes ofrecieron sus disculpas por haber equipado sus vehículos con los neumáticos de Firestone.
Cuando empezó el juicio, las compañías no admitieron la responsabilidad del accidente. Pero, las cosas han cambiado vertiginosamente desde entonces.
Las compañías se vieron forzadas a testificar ante el Congreso de EE.UU. y Firestone ha revisado, desde agosto, 6,5 millones de neumáticos, la mayoría montados en el Explorer.

Los mejores vídeos