La UE advierte: cualquier dispositivo que falsee las emisiones de los coches es ilegal

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ve ilegal el uso de cualquier dispositivo que sirva para falsear las emisiones de los coches.

La UE dictamina que el uso de cualquier dispositivo para falsear emisiones es ilegal
La UE dictamina que el uso de cualquier dispositivo para falsear emisiones es ilegal

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ha movido ficha y ha advertido a los fabricantes de coches que incorporar cualquier dispositivo que sirva para falsear las emisiones de los vehículos se considera ilegal.

De esta forma, la justicia europea ha explicado que se considerará ilegal el uso de cualquier dispositivo que falsee las emisiones durante el procedimiento de homologación y aprobación de un nuevo modelo, aunque dicho sistema pueda tener efectos beneficiosos en el propio envejecimiento del motor o en la posible aparición de cualquier tipo de obstrucción que a la larga pueda provocar una obstrucción en el propio motor, con las consiguientes posibles averías que ello pudiera generar.

De nuevo, la Justicia europea vuelve a emitir una opinión en contra sobre la utilización de cualquier tipo de mecanismo o software adicional que altere o manipule las emisiones de los coches. La última sentencia del TUE ha dado respuesta a las dudas planteadas por un tribunal de París, dentro de todo el conjunto de investigaciones del Dieselgate o del software ilegal que utilizaron muchos vehículos del Grupo Volkswagen –un escándalo destapado en septiembre de 2015- mediante el cual se alteraban o falseaban las emisiones de los coches cuando se sometían a las pruebas de laboratorio que servían para su correspondiente homologación.

En esta nueva ocasión, el TUE ha concluido que el uso de un programa que "altera el nivel de emisiones de un vehículo" y "garantiza que los límites de emisiones se observen únicamente" cuando las condiciones de conducción se correspondan con "aquellas que se aplican en o los procedimientos de aprobación" o de laboratorio es considerado un "dispositivo de manipulación".

El TUE consideraría justificado el uso de este tipo de dispositivos únicamente para proteger “al motor contra un daño repentino y excepcional que implicaría el riesgo inmediato de daños mecánicos y, en ningún caso, se podría justificar su utilización para “prevenir que el motor se obstruya o envejezca”.

 

Archivado en:

Euro 7: todo sobre la nueva norma de emisiones que acabará con los coches diésel y gasolina

Relacionado

Euro 7: todo sobre la nueva norma de emisiones que acabará con los coches diésel y gasolina

La contaminación de los nuevos coches diésel

Relacionado

La contaminación de los nuevos coches diésel: lo que nadie o (casi nadie) te ha contado

Los mejores vídeos