Toyota duplicó su beneficio neto anual hasta 3.504 millones de euros

El fabricante japonés Toyota, líder mundial del motor, anunció hoy que en el año fiscal concluido en marzo logró un beneficio neto de 408.100 millones de yenes (3.504 millones de euros), el doble que el ejercicio anterior.

Las ventas de la multinacional entre abril de 2010 y marzo de 2011 supusieron 18,99 billones de yenes (163.120 millones de euros), un 0,2 por ciento más, al tiempo que comercializó 7,3 millones de vehículos en todo el mundo, 71.000 unidades más.

El beneficio operativo o por actividad ordinaria de Toyota Motor fue de 468.200 millones de yenes (4.021 millones de euros), frente a 147.500 millones de yenes (1.266 millones de euros) del pasado ejercicio.

Ese resultado fue, no obstante, 100.000 millones de yenes (858 millones de euros) inferior a lo previsto por el fuerte impacto del seísmo y tsunami del 11 de marzo sobre la producción, dijo hoy el presidente de la compañía, Akio Toyoda, en un comunicado.

De hecho, en el trimestre enero-marzo el beneficio neto de Toyota Motor cayó un 77 por ciento hasta 25.400 millones de yenes (218 millones de euros), mientras sus ventas descendieron un 12 por ciento hasta 4,64 billones de yenes (39.840 millones de euro).

En todo el ejercicio, los buenos resultados por actividad ordinaria de Toyota se debieron a sus esfuerzos en mercadotecnia y reducción de costes 'a pesar del impacto negativo del terremoto', según Toyoda.

Las ventas de Toyota cayeron este año fiscal en Japón (1,91 millones de unidades o 250.000 menos), en Norteamérica (2,03 millones o 67.000 menos) y en Europa (796.000 o 62.000 menos).

En Asia, sin embargo, se incrementaron en 276.000 unidades hasta totalizar 1,25 millones de vehículos vendidos, mientras en la región compuesta por América Central y del Sur, Oceanía y África aumentaron en 174.000 unidades, hasta suponer 1,31 millones de automóviles.

En el pasado año fiscal, la primera empresa de Japón había logrado un beneficio neto de 209.400 millones de yenes (1.798 millones de euros), la mitad de lo que ha alcanzado ahora.

Para el ejercicio actual, al igual que han hecho otras multinacionales niponas, Toyota prefirió no hacer previsiones de resultados, ante la incertidumbre creada por el terremoto de hace dos meses, que causó un parón de dos semanas en su producción, de la que aún no se ha recuperado por completo.