Terrassa guarda un minuto silencio por las víctimas de las riadas de 1962

El municipio catalán de Terrassa ha guardado este mediodía un minuto de silencio en memoria de las 327 víctimas mortales que causaron las riadas del 25 de septiembre de 1962.

El acto de homenaje se celebra justo 50 años después de la tragedia que ocasionó más de 700 muertos en toda la comarca del Vallès y destrozó unos 14.000 hogares, 3.000 de los cuales fueron irrecuperables, así como numerosas industrias.

El minuto de silencio ha arrancado a las 12.00 horas con el sonido de la sirena de un coche de bomberos y ha finalizado a las 12.01 horas con la sirena de un vehículo de la Policía Municipal, y durante estos 60 segundos han repicado las campanas de varias iglesias de la ciudad.

'La ciudad conserva la memoria de hace cincuenta años, recordamos qué sucedió, en una ciudad sin planificar, en lugares inundables, y queremos que no se repitan esos errores', ha señalado el alcalde de Terrassa, Pere Navarro.

En la vecina Rubí, que acumula otras 300 víctimas mortales en la riada, también ha tenido lugar un tañido de campanas en memoria de los vecinos que perecieron en la tragedia.

Los mejores vídeos