Suzuki se hace fuerte

De aquí a cuatro años Suzuki espera duplicar sus ventas en Europa. Al menos, esas son las expectativas que ha expuesto el director general de la marca en Francia, Jean-Francois Pardé. Según este directivo, la firma nipona venderá en el Viejo Continente unas 320.000 unidades en 2007.

Suzuki está cambiando su estrategia comercial y productiva en Europa, con el objetivo de duplicar sus ventas en este mercado de aquí a 2007. El fabricante nipón va a hacer que la factoría española de Suzuki –en Linares, Jaén- se encargue de ensamblar, en exclusiva, el modelo Jimny (en la imagen). Con esta decisión, la marca se ahorra unos 500 euros por modelo, según el responsable de Suzuki en Francia, Jean-Francois Pardé.Otra de las importantes decisiones se basa en el acuerdo firmado el pasado 10 de abril con la compañía italiana Fiat para el desarrollo y posterior producción de un pequeño todo terreno. A finales de este año, un tercio de nuestras ventas se generarán con productos fabricados en Hungría, un tercio vendrá de España y otro de Japón.
Jean-Francois Pardé, director general de Suzuki Francia.Si estas decisiones dan el fruto deseado, las ventas para 2007 serán de 320.000 unidades, aproximadamente, un 50 por ciento más que en la actualidad. Suzuki ha vendido en el primer trimestre del año casi 51.000 unidades, un 2,3 por ciento más que en mismo periodo del pasado año. Los beneficios del pasado año alcanzaron los 227 millones de euros, que también suponen un incremento, en esta ocasión, del 38,5 por ciento, respecto al pasado año.