Suecia, ejemplo de Seguridad Vial

Está demostrado. Suecia es uno de los países europeos donde más se sabe de Seguridad Vial y donde más se han reducido los accidentes en Europa. Descubre cómo lo hacen.

Suecia, ejemplo de Seguridad Vial
Suecia, ejemplo de Seguridad Vial

La Visión Cero entiende que somos seres humanos y que, como tales, cometemos errores; lo que no admite es que, por un error nuestro, perdamos la vida conduciendo. Por ello, dos de sus principales cometidos son adecuar las infraestructuras para hacerlas más “amigables" y hacer cumplir estrictamente las limitaciones de velocidad. En Suecia las carreteras han sido preparadas para tolerar el error humano. Se ha incrementado el número de rotondas en sustitución de cruces, porque, aseguran, tienen un efecto calmante sobre el tráfico y minimizan la gravedad de las posibles colisiones. Se han incorporado barreras de cables que “agarran" a los coches que chocan contra ellas en vez de hacerlos rebotar y convertirlos en un peligro para el resto de automovilistas. Además, se han montado separadores físicos entre carriles de sentido contrario, una solución novedosa y que en nuestro país, por el número creciente de motoristas (y el peligro de que se golpeen con estos guardarrailes), muchos más que en Suecia, no parece tener futuro. Al mismo tiempo, se han eliminado de las zonas que rodean la carretera los postes rígidos o los árboles para evitar que los coches, al salirse de la calzada, puedan impactar contra ellos y para mejorar la visibilidad en zonas viradas. La velocidad también juega un papel importante para las autoridades suecas. Según afirman, una rebaja mínima en los límites provoca un descenso importante de las víctimas en accidentes de tráfico. De acuerdo con sus estudios, la reducción de la velocidad máxima en un kilómetro por hora hace que los siniestros caigan en un 3 por ciento y superar la velocidad máxima en 5 km/h dobla el riesgo de colisión. Así, en determinadas áreas urbanas, se ha reducido de 50 a 30 km/h y en el resto de las vías, se están revisando los límites con el fin de adecuarlos a las características de las mismas. En la actualidad, las limitaciones genéricas son de 50 km/h en ciudad, de 70 km/h en carreteras comarcales y de 110 km/h en autovías y autopistas, aunque, como decíamos antes, hay zonas con límites específicos (30 km/h en ciudad y 90 fuera del ámbito urbano). Para asegurarse del cumplimiento de las mismas, hay 400 radares señalizados que vigilan a los automóviles y en breve se prevé la instalación de otros 400. En España, con muchos más kilómetros, el número de radares previstos asciende a 500.También es importante la concienciación de los fabricantes y de los propios automovilistas. A los primeros se les pide que instalen en sus coches dispositivos que recuerden a los pasajeros que no llevan abrochado el cinturón de seguridad, mediante un aviso sonoro o el parpadeo de un testigo. Con este sistema, según numerosos estudios, se reduce el riesgo de muerte o de lesión grave en un 50 por ciento. Las autoridades suecas también han abogado por el uso obligatorio de neumáticos de invierno en aquellos coches que circulen por terrenos en mal estado entre el 1 de diciembre y el 31 de marzo y por la utilización del casco por parte de los motoristas y ciclistas. Incluso, los controles de velocidad automáticos (que nos permite fijar una velocidad que no debemos superar) están siendo respaldados y serán obligatorios en Suecia en los vehículos que fabriquen Volvo y Saab a partir de 2010.Se quiere involucrar a toda la sociedad en este proyecto. Por esta razón, se exhorta tanto a los organismos públicos como a las empresas privadas que se dedican al transporte de personas o mercancías a que compren vehículos seguros, mantengan su flota en buen estado de conservación y hagan cumplir a sus conductores los límites de velocidad y la normativa vial. La seguridad debe ser un factor más de competitividad para las empresas.