Skoda, sin novedades en el frente

Según declaraciones de un proveedor de Skoda a la publicación Automotive News Europe, la marca checa navega a la deriva, sin que el Grupo VW termine de marcar una dirección definida ni de dar órdenes que aclaren el futuro de la firma centroeuropea.

Skoda comienza a preocuparse ante la decisión del Grupo VW de anular algunos de los planes de futuro con los que contaban en la marca checa y en sus empresas proveedoras.

El bache económico que atravesamos y la caída de ventas automovilísticas en Europa están llevando a muchas compañías fabricantes a recortar gastos y dentro de estos planes de ahorro está la paralización de los proyectos de desarrollo y lanzamiento de nuevos vehículos.

Desde hace tiempo, VW tiene claro que quiere que sus marcas estén claramente diferenciadas para evitar que modelos de una de sus marcas compitan con los de otras de sus firmas. En estos momentos ya se sabe que Seat y Audi se van a especializar en vehículos de corte deportivo, aunque mientras la división española se especializará en compactos y en nuevos diseños la alemana se centrará en modelos de segmentos superiores.

Frente a esta clara definición, Skoda queda algo descolgada, ya que hoy sus modelos compiten directamente con automóviles de la firma Volkswagen.

De momento, Skoda sólo sabe que podrá contar con un nuevo Octavia en 2004 y un "lavado de cara" del Fabia, el resto de planes se ha quedado en el aire.

Por ejemplo, el VW Touran, que se realizará sobre la plataforma del Golf, no tendrá su equivalente en la casa checa y el compromiso adquirido por el consorcio alemán hace meses para lanzar un pequeño monovolumen y un vehículo multifunción, que competiría con Citroën Berlingo y Renault Kangoo, ha quedado en agua de borrajas.