Sigue sin desvelarse el futuro de la planta de Opel en Figueruelas

Opel revelará mañana el plan de reestructuración que ha diseñado para situar nuevamente a la compañía en números negros. Aunque se está especulando con la posibilidad de realizar recortes de plantilla en lugar de cerrar algunas plantas, lo cierto es que aún no se sabe nada, aunque el representante de la fábrica de Figueruelas (Zaragoza) en el Comité europeo, Fernando Bolea, confía en que las medidas que se adopten "no sean traumáticas".

Bolea, delegado sindical de UGT, asistirá en Rüsselheim (Alemania) a la reunión del Foro Europeo de empleados de General Motors Europa, en la que se informará sobre el programa de reestructuración.

Los detalles del "Plan Olimpia", nombre que ha dado General Motors al conjunto de medidas con el que pretende llevar de nuevo a beneficios a Opel, se harán públicos el miércoles. Dicho plan reducirá los costes en todas las plantas del fabricante ante la crisis de ventas que ha afectado al mercado europeo y que ha generado un balance de pérdidas en la mayor parte de sus factorías del Viejo Continente.

Bolea afirmó ayer que las medidas que se adopten "seguro que van a estar relacionadas con la reestructuración de personal, como ha ocurrido en los últimos años, pero esperamos que no sean traumáticas". No obstante, anunció que a partir de 2003 "en Figueruelas van a ser necesarios todos los turnos e incluso nuevas contrataciones", debido a la fabricación en esta planta del nuevo modelo monocab.

El representante de UGT señaló que, con estas expectativas de negocio, es ilógico que se hable de un posible cierre de Figueruelas, planta en la que trabajan alrededor de 8.500 personas, "ya que la compañía planea la construcción en este centro de dos modelos: el monocab y el Corsa".

El delegado sindical aseguró que se encuentra "tranquilo aunque expectante", tras la noticia surgida la pasada semana en la prensa alemana en la que se hablaba del cierre de la fábrica de Zaragoza, información que fue desmentida por la dirección de la compañía.

Bolea adelantó que la dirección de la multinacional podría optar por una política de subcontratación de empresas para reducir costes.

La producción del Astra podría ser trasladada
Por otra parte, Opel se está planteando trasladar la producción de las 300.000 unidades anuales de su modelo Astra fabricadas en la planta que posee en Amberes (Bélgica) a factorías alemanas y británicas, ante la posibilidad del cierre de esta fábrica, según ha informado hoy el diario alemán Handelsblatt.

El presidente de Opel, Carl-Peter Foster, presentará hoy este tema en Alemania ante el Consejo de Vigilancia del grupo. En esta reunión extraordinaria se darán a conocer los detalles del "Plan Olimpia" a los representantes de las tres plantas de General Motors en este país. Mañana, Foster celebrará otro encuentro con los comités de empresa de las plantas europeas no alemanas.

Aunque en un principio los diarios alemanes anunciaron el posible cierre de varias fábricas de la compañía (entre ellas la factoría de Figueruelas), ahora los rumores señalan que, al menos en una primera fase, no se producirá la clausura de las plantas, aunque sí habrá una importante reducción de plantilla.

La estrategia diseñada por General Motors consiste en acomodar la capacidad de producción a la demanda actual y reducir las pérdidas en Europa, que en el primer semestre de este año ascendieron a 273,5 millones de euros (42.095 millones de pesetas). Asimismo, la venta de algunos de los activos de la compañía a suministradores podría ser otra de las medidas de choque para atajar el maltrecho estado de sus cuentas.