Seguridad más barata

Detrás de los airbags que se adaptan a la fuerza del choque o de las carrocerías que se deforman según el golpe, se encuentran distintos sensores. Cinco de las compañías de componentes más importantes del mundo trabajarán juntas para desarrollar un sistema informático capaz de adaptarse al funcionamiento de estos "chivatos protectores".

Cada vez más, nuestra seguridad al volante depende de diversos sensores que controlan el funcionamiento de los sistemas de seguridad. Así, Autoliv Inc., Delphi Automotive Systems, Philips Semiconductors, Special Devices y TRW Inc. han decidido trabajar juntos para desarrollar un sistema informático que estandarice la fabricación de los mismos. Este consorcio, bautizado como Safe-by-Wire, pretende crear un bus interface para que los sensores se adapten más fácilmente y más económicamente a los diversos mecanismos de seguridad como airbags adaptativos o pretensores de cinturones. Bajo el lema de "enchufa y funciona", esta aplicación deberá ser suficientemente flexible para soportar las diversas funciones de protección de los distintos componentes.

Los mejores vídeos