Se aprueba una serie de medidas para reducir las emisiones contaminantes en Alemania

Con el fin de cumplir las normativas internacionales de emisiones contaminantes a la atmósfera, el Gobierno alemán se ha puesto manos a la obra y ha presentado las medidas que permitirán reducir la producción de dióxido de carbono.

El Gobierno alemán ha decidido realizar un esfuerzo para reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Para ello ha aprobado un paquete de medidas cuya finalidad será reducir la producción de estos gases contaminantes de 50 a 70 millones de toneladas hasta el año 2005. De esta forma, se cumplen los acuerdos internacionales que firmó el país europeo por los que se comprometía a reducir en un 25 por ciento las emisiones de dióxido de carbono en un plazo de cinco años, con respecto a 1990.
Entre las medidas a adoptar por la Administración germana está la puestas en marcha de un acuerdo con la industria para que contamine un 28 por ciento menos en cinco años; frente al 20 por ciento planteado al principio.
En cuanto al tráfico, se prevé una reducción de las emisiones de entre 18 y 25 millones de toneladas, mientras que, en las viviendas, esa bajada será de casi 25 millones de toneladas. De hecho se ha previsto que en los edificios nuevos, el consumo de energía se reducirá en un 30 por ciento. Las construcciones antiguas serán sometidas a un plan de saneamiento.
Por otra parte, el plan contempla inversiones en ferrocarriles y en la renovación de los sistemas de calefacción. El coste de estas operaciones ascenderá a unos 1.200 millones de dólares (casi 240.000 millones de pesetas).