Santana llamará Aníbal al nuevo todo terreno PS-10

El nuevo todo terreno de la empresa Santana Motor aparecerá en verano con dos motores Diesel de 2,8 litros y en versiones civil y militar.

En contra de lo que la opinión pública deseaba, la compañía Santana Motor, propiedad de la Junta de Andalucía, ha escogido la denominación Aníbal para el todo terreno PS-10 fabricado en sus instalaciones. Linares, ciudad donde se encuentra la factoría, era el nombre deseado por la mayoría. Incluso el ayuntamiento local organizó una recogida de firmas para apoyar tal designación.

El renombrado PS-10, continuador del mítico 2.500, aparecido hace casi medio siglo, verá la luz el próximo verano. La compañía confía en vender alrededor de las 5.000 unidades anuales de un modelo a cuya fabricación se han destinado 1.000 millones de pesetas.

El proyecto ha sufrido un retraso de varios meses debido a las conversaciones para la elección de un motor. Finalmente, los responsables de la compañía han llegado a un acuerdo con el fabricante italiano de vehículos industriales Iveco para que este suministre dos variantes de un propulsor diesel de 2,8 litros. La primera está dotada de la tecnología "common rail" y rinde 122 CV, mientras que la segunda es turboalimentada y alcanza 12 CV menos.

El nuevo Aníbal se comercializará en versiones civil y militar y en dos carrocerías corta (tres puertas) o larga (cinco puertas). La versión civil larga cuenta con espacio para 9 personas y con la posibilidad de ser transformada en pick-up mixto de carga y pasajeros, ambulancia y coche de bomberos.

La opción militar ya ha sido homologada por las Fuerzas Armadas y puede adoptar distintas formas, dependiendo del uso que el Ejército le quiera dar.

La longitud total será de 4,67 metros y el esquema de suspensiones estará basado en ballestas y amortiguadores de doble efecto. Dispondrá también de discos en las cuatro ruedas y caja reductora, entre otros elementos.