Santana desconvoca la huelga prevista para hoy

La Junta de Andalucía ha alcanzado un principio de entendimiento sobre la privatización de Santana Motor con los sindicatos de la plantilla. El primer efecto ha sido la desconvocatoria del paro general de 8 horas en las instalaciones de Linares, previsto para hoy lunes.

Los trabajadores de la firma propiedad de la Junta de Andalucía, Santana Motor, han acordado desconvocar el paro de ocho horas, previsto para hoy lunes, tras haber determinado en asamblea que la propuesta hecha por el Gobierno autonómico es satisfactoria.

La Junta presentó el pasado viernes a los representantes de la plantilla una serie de aspectos clave sobre los que edificar las negociaciones para privatizar la compañía y traspasar sus líneas de negocio a diez empresas diferentes. El Comité de Empresa ha entendido que los puntos presentados responden a las peticiones de los sindicatos de proporcionar garantías sociales y laborales a los empleados de Santana que pasarán a formar parte de las firmas privadas, alrededor de 370.

No obstante, la plantilla mantiene su decisión de convocar una huelga para el próximo lunes, día 22, que podría ser disuelta en función de las negociaciones que entablarán estos días con la dirección.

La proposición de la Junta incluye la posibilidad de que los trabajadores traspasados a las empresas privadas se acojan, durante 2002, al programa de bajas incentivadas con las condiciones que se establecen en el Plan de Acción para Santana (PAS) suscrito el pasado 19 de febrero por las partes implicadas.

También se garantiza la protección social y laboral para los obreros que se puedan ver afectados por futuros expedientes de regulación de empleo, al menos hasta 2006. Los términos concreto de este punto aún no han sido discutidos, con lo que serán el contenido fundamental de las conversaciones de los próximos días.

Finalmente, la oferta de la Administración andaluza recoge la atención individualizada de todos los casos de despidos improcedentes, reconocidos por sentencia judicial, que se produzcan durante 2002 y 2003.

La privatización parcial de Santana Motor es uno de los apartados fundamentales, junto con las bajas incentivadas y las prejubilaciones, del PAS, un plan que tiene como fin último dar viabilidad a la compañía mediante la reducción de la plantilla de 1.652 a 631 empleados, un 62 por ciento, la continuidad de la fabricación bajo licencia de Suzuki y la producción de modelos propios como el PS-10.

Reacciones y la UE
La propuesta de la Junta ha sido acogida con satisfacción por la oposición política. Así, la portavoz de Industria del Partido Popular en el parlamento andaluz, Isabel Garzón, ha señalado que "es el momento de que, por primera vez, la Junta como gestora empiece a ser un empresario eficaz". "Éste es el primer intento serio desde hace siete años porque se da un paso para salvar lo que queda de Santana", refiriéndose al plan industrial elaborado y que tendrá que pasar el visto bueno de la Unión Europea.

Efectivamente, el ejecutivo comunitario decidirá el próximo 23 de octubre la viabilidad del proyecto Plan de Acción para Santana, promovido por el Gobierno andaluz. El presidente de la firma, Salvador Durbán, se encuentra de camino a Bruselas para proporcionar la información adicional sobre el plan solicitada por la Comisión Europea.