S&P también rebaja la nota de Peugeot por su situación financiera

La agencia de medición de riesgos Standard and Poor's (S&P) rebajó hoy de BB a BB la calificación del fabricante automovilístico Peugeot PSA Citroën, después de que se conociera que en el primer semestre tuvo unas pérdidas netas de 819 millones de euros.

Su rebaja se suma a la que horas antes efectúo Fitch y llega después de que la agencia considerara que las perspectivas comerciales para ese productor en Europa no muestran ninguna señal de recuperación.

El grupo francés anunció hoy una reducción de su facturación del 5,1 % en el primer semestre, hasta los 29.600 millones , y cifró en 1.500 millones de euros el plan de recortes que tendrá que aplicar hasta 2015, en el que se incluye la reducción anunciada de 8.000 puestos de trabajo en Francia.

S&P prevé que el beneficio de Peugeot va a caer 'varios puntos porcentuales' en el conjunto del año, y señaló que los resultados anunciados reflejan que está quemando mucha liquidez en su división de automoción.

La agencia sostuvo además que los débiles resultados mostrados hasta la fecha es posible que se prolonguen a lo largo de 2013, como consecuencia en parte de los costes de aplicar el plan de reestructuración y de la situación del mercado en Europa.

Para S&P, los planes de la compañía gala 'pueden afectar al lugar que ocupa en el mercado automovilístico europeo, que ya es muy competitivo y atraviesa una fase difícil'.

Su calificación llega horas después de que Fitch también rebajara de BB a BB su nota y la situara en perspectiva negativa, fruto de su revisión a la baja de sus expectativas respecto a la facturación, los beneficios y la generación de liquidez subyacente de Peugeot para el periodo 2012-2014.