Repsol, dispuesta a llevar al RACE ante la justicia

AutoClub Race se ha quedado en el aire: la gigantesca empresa de asistencia en viaje que iban a crear el Real Automóvil Club de España (RACE) y Repsol se ha encontrado con el rechazo abierto de los socios del club automovilista, pero la petrolera ha contraatacado. Si no se respeta el contrato firmado, emprenderá acciones judiciales.

El presidente del RACE, Fernando Falcó, acaba de recibir un requerimiento notarial. En él, Repsol advierte que, si el club no respeta el contrato que ambas compañías firmaron a finales de mayo, está dispuesta a emprender acciones judiciales.

Falcó, precisamente, también tuvo que hacer frente a una asonada producida en la asamblea general de socios, que se celebró hace apenas unos días. Casi mil accionistas rechazaron los presupuestos para el año 2002 y tampoco aprobaron las cuentas de los ejercicios precedentes.

Mientras que Falcó defendía el nuevo acuerdo con Repsol, los socios manifestaban abiertamente su rechazo y aseguraban que, con la firma, RACE perdería el control de sus empresas de servicios. Ante esta oposición, el presidente ha decidido convocar elecciones a comité ejecutivo y presidencia. Eso sí, ahora también tendrán que hacer frente a la sombra de posibles acciones judiciales.

AutoClub Race, a la espera
Tras varios meses de negociaciones, el pasado 23 de mayo RACE y Repsol YPF acordaban la creación de AutoClub Race, una empresa de asistencia y servicio de reparación de todo tipo de vehículos.

RACE pondría sus empresas de servicio, además de 133 millones de euros (22.129 millones de pesetas), y Repsol cedería sus propias compañías. Así, se crearía la tercera empresa de asistencia en carretera por volumen de todo el sector y RACE recibiría la llegada de cerca de un millón de nuevos socios.