Renault no producirá en España coches de segmentos altos

España es el tercer mercado europeo para Renault, aquí produce casi un tercio de sus vehículos y las plantas de Valladolid y Palencia son de las más avanzadas del grupo, pero la firma no fabricará en nuestro país ningún vehículo de gama alta. El motivo, "filosofía productiva".

Uno de los directores adjuntos de Renault, Pierre Alain de Smedt, ha asegurado que España no producirá vehículos de los segmentos altos para el grupo. La razón, la "filosofía productiva" de la multinacional, que establece que cada plataforma queda limitada a una sola planta.

Con estas declaraciones, de Smedt salía al paso de la petición que la Administración de nuestro país ha hecho al grupo francés. Además, este ejecutivo conoce a la perfección la industria automovilística española, no hay que olvidar que fue presidente de Seat.

Por eso, extraña aún más que el grupo no traslade estas producciones a España, cuando éste es el tercer mercado de la marca y uno de sus principales enclaves productivos (según de Smedt, las factorías españolas montan un tercio de las ventas totales de la marca en el mercado europeo).

Mimar al Mégane
Precisamente la fábrica de Valladolid producirá en exclusiva el propulsor k9, un turbodiésel de 1,5 litros y 80 CV, que equipará el nuevo Mégane y será el primer motor de origen Renault que lleven los futuros vehículos de Nissan. Así, según de Smedt, esta planta duplicará su producción en dos años.

De Smedt también ha adelantado que la nueva gama del Mégane contará con ocho carrocerías diferentes, en vez de las seis actuales. Algunas de estas versiones se producirán en España, como ya lo hacen en la planta de Palencia la versión tres volúmenes, el coupé y las plataformas rodantes de la versión cabrio.

El futuro será más caro con Monti
Renault ha matriculado en nuestro país durante el pasado mes de febrero 13.494 turismos, lo que supone un incremento del 6,4 por ciento con respecto al mismo mes de 2001. Con estas matriculaciones, se ha convertido en líder de ventas al acaparar el 12,46 por ciento de cuota de mercado. Eso sí, estos datos podrían cambiar.

El director general de Renault España, Jean Pierre Laurent, se ha sumado a las críticas que otros productores han lanzado sobre la reforma de la ley de distribución propulsada por Mario Monti, comisario de la Competencia de la UE.

Como ha destacado Laurent, "es imposible bajar más precios en algunos países, entre ellos, España", por lo que las grandes superficies "tenderán a convertirse en gestores de renting más que en auténticos distribuidores".

Además, Renault y Nissan empezarán a compartir sus concesionarios, con exposiciones separadas para salvar la imagen de marca.

España, campo de pruebas de la alianza
La alianza Renault-Nissan avanza, según sus propios responsables, "a pasos agigantados" y España tiene gran peso dentro de esta estrategia Como hemos dicho, la fábrica de Valladolid será la primera que monte motores Renault para modelos de Nissan, pero la integración de sus estructuras industriales va más lejos. La fábrica de Nissan en Barcelona comenzará a producir en septiembre las primeras unidades del Renault Trafic.

Gracias a Nissan, Renault consiguió salvar sus cuentas de 2001, una operación que puede comenzar a tener sus recompensas. Carlos Ghosn (en la foto), el artífice de la recuperación económica de Nissan, ya se perfila como nuevo hombre fuerte de la alianza. Él mismo ha reconocido que se ve como potencial sucesor de Louis Schweitzer, presidente de Renault.

El propio Ghosn ha exhibido su fórmula mágica para que la unión entre empresas tan distintas funcione: "los europeos son más intelectuales, sobre todo los latinos, y dejan que sean otros los que ejecuten. En cambio, los japoneses no teorizan, desconfían de las grandes ideas y piensan siempre en cómo se ejecutan las cosas. Son más disciplinados".