Renault compra definitivamente Samsung

Renault se hace un hueco cada vez más amplio en el horizonte oriental.

Después de unos días de rumores en la prensa coreana por fin se ha confirmado la compra de Samsung por parte de Renault. La empresa automovilística gala pagará 562 millones de dólares (95.540 millones de pesetas) por la coreana, que se encuentra en quiebra técnica. Este acuerdo pendía ayer, 24 de abril, del visto bueno de los acreedores, que ya se ha producido. La agencia Yonhap y el Banco Havit, junto con otros diecisiete acreedores, han dado luz verde al proyecto, pero se han reservado nuevas negociaciones con Renault respecto a algunas condiciones que van implícitas en la oferta francesa.
Con el acuerdo firmado, Renault será propietaria de un 70 por ciento aproximadamente de Samsung, lo que le permitirá su expansión y afianzamiento en el mercado oriental.
Los objetivos del fabricante galo se centran en convertir a esta marca en una de las mejores del mundo o al menos esa es la promesa que han hecho en Pusa, localidad coreana donde Samsung ubica sus factorías.
El año pasado Renault compró un 36,8 por ciento de la firma nipona Nissan, también en un situación crítica.