Renault Clio III

Más grande que un Polo, un Fiesta, un Ibiza... Renault quiere pasar a todos sus rivales de largo, por lo que el nuevo Clio ya roza los 4 metros de longitud. Y hay mucho más: estética Mégane, seguridad récord y un amplio equipamiento... La saga continúa con más fuerza.

Renault Clio III
Renault Clio III

El nuevo Clio promete. Tiene una batalla más larga y unas grandes vías, lo que seguramente le aportará mayor estabilidad en carretera. Además, ha incorporado los trenes de rodaje ya probados en el Mégane: delante, opta por McPherson con brazo inferior rectangular; detrás, monta una barra de torsión con muelles helicoidales y amortiguadroes hidráulicos. También hay cambios en la dirección. Según Renault, permite un radio de giro entre aceras de 10,3 metros. Su abanico mecánico, en un primer momento, se limitará a tres mecánicas de gasolina de 16 válvulas y un motor Diesel con tres variantes distintas. Eso sí, ya se habla del Clio Sport y de nuevos motores de 2 litros y 140 CV, desarrollados conjuntamente con Nissan. Además, en Renault no descartan ampliar la gama de gasóleo si fuese necesario. En gasolina, encontramos tres mecánicas de 16 válvulas. La primera de ellas es un 1.2 de 75 CV. Según datos ofciales, tiene un par de 10,5 mkg a 4.250 rpm. Este motor ya estaba en la anterior generación, pero aseguran que han logrado rebajar su régimen de ralentí hasta 650 rpm. Ahora, como explican, es más agradable a bajas vueltas. Le sigue el 1.4 de 100 CV a 5.750 rpm y 12,7 mkg de par a 4.250 rpm. Los datos oficiales le presentan como un motor ahorrador con un consumo medio de 6,6 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto. Por ahora, el más potente será el 1.6 de 110 CV a 6.000 rpm. Tiene un par máximo de 151 Nm a 4.250 rpm. Encontramos el 1.5 dCi con tres versiones distintas. En 70 CV de potencia y 16,0 mkg de par, promete un consumo de 4,6 litros a los 100. Un escalón más arriba encontramos el 85 CV y 20 mkg, que presenta un consumo de 4,4 litros. Por último está el 105 CV de 24 mkg, una mecánica que necesita 4,6 litros de combustible cada 100 kilómetros y de la que la marca asegura que se encuentra “al nivel de la competencia por prestaciones, aunque tenga una cilindrada menor". El nuevo Clio se podrá elegir con tres tipos distintos de caja de velocidades. Por un lado, una transmisión manual de 5 velocidades (la misma del Modus) que se montará en todas las versiones excepto en los futuros 2.0 16V y en el 1.5 dCi de 105 CV. Para estas dos motorizaciones –las más potentes-, se reserva una caja manual de 6 marchas. Además, habrá una transmisión automática adaptativa de 4 marchas para las versiones de gasolina. Como novedad, contará con levas al volante que permitan su manejo.

El nuevo Clio también pasará a la historia de Renault por ser el coche en el que menos tiempo han invertido para diseñarlo. Si para el anterior tardaron 49 meses, éste estaba listo en apenas 28. Esto no quiere decir que hayan descuidado su fabricación. Al contrario. Aseguran que todos las unidades que se fabricarán se sometarán a controles dinámicos en una pista de 500 metros a pie de fábrica.

Además, no han escatimado en inversión. El nuevo Clio ha precisado más de 953 millones de euros. Se montará en las plantas francesas de Flins y Dieppe y en la turca de Boursa. Como poco, saldrán de las cadenas de montaje 1.300 vehículos al día. La marca ha descartado que pueda montarse en Valladolid.

El nuevo Clio promete. Tiene una batalla más larga y unas grandes vías, lo que seguramente le aportará mayor estabilidad en carretera. Además, ha incorporado los trenes de rodaje ya probados en el Mégane: delante, opta por McPherson con brazo inferior rectangular; detrás, monta una barra de torsión con muelles helicoidales y amortiguadroes hidráulicos. También hay cambios en la dirección. Según Renault, permite un radio de giro entre aceras de 10,3 metros. Su abanico mecánico, en un primer momento, se limitará a tres mecánicas de gasolina de 16 válvulas y un motor Diesel con tres variantes distintas. Eso sí, ya se habla del Clio Sport y de nuevos motores de 2 litros y 140 CV, desarrollados conjuntamente con Nissan. Además, en Renault no descartan ampliar la gama de gasóleo si fuese necesario. En gasolina, encontramos tres mecánicas de 16 válvulas. La primera de ellas es un 1.2 de 75 CV. Según datos ofciales, tiene un par de 10,5 mkg a 4.250 rpm. Este motor ya estaba en la anterior generación, pero aseguran que han logrado rebajar su régimen de ralentí hasta 650 rpm. Ahora, como explican, es más agradable a bajas vueltas. Le sigue el 1.4 de 100 CV a 5.750 rpm y 12,7 mkg de par a 4.250 rpm. Los datos oficiales le presentan como un motor ahorrador con un consumo medio de 6,6 litros cada 100 kilómetros en ciclo mixto. Por ahora, el más potente será el 1.6 de 110 CV a 6.000 rpm. Tiene un par máximo de 151 Nm a 4.250 rpm. Encontramos el 1.5 dCi con tres versiones distintas. En 70 CV de potencia y 16,0 mkg de par, promete un consumo de 4,6 litros a los 100. Un escalón más arriba encontramos el 85 CV y 20 mkg, que presenta un consumo de 4,4 litros. Por último está el 105 CV de 24 mkg, una mecánica que necesita 4,6 litros de combustible cada 100 kilómetros y de la que la marca asegura que se encuentra “al nivel de la competencia por prestaciones, aunque tenga una cilindrada menor". El nuevo Clio se podrá elegir con tres tipos distintos de caja de velocidades. Por un lado, una transmisión manual de 5 velocidades (la misma del Modus) que se montará en todas las versiones excepto en los futuros 2.0 16V y en el 1.5 dCi de 105 CV. Para estas dos motorizaciones –las más potentes-, se reserva una caja manual de 6 marchas. Además, habrá una transmisión automática adaptativa de 4 marchas para las versiones de gasolina. Como novedad, contará con levas al volante que permitan su manejo.
El nuevo Clio también pasará a la historia de Renault por ser el coche en el que menos tiempo han invertido para diseñarlo. Si para el anterior tardaron 49 meses, éste estaba listo en apenas 28. Esto no quiere decir que hayan descuidado su fabricación. Al contrario. Aseguran que todos las unidades que se fabricarán se sometarán a controles dinámicos en una pista de 500 metros a pie de fábrica.

Además, no han escatimado en inversión. El nuevo Clio ha precisado más de 953 millones de euros. Se montará en las plantas francesas de Flins y Dieppe y en la turca de Boursa. Como poco, saldrán de las cadenas de montaje 1.300 vehículos al día. La marca ha descartado que pueda montarse en Valladolid.