Putin inaugura en Vladivostok una empresa mixta con la japonesa Mazda

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, inauguró hoy en la ciudad de Vladivostok una empresa mixta con el fabricante japonés de automóviles Mazda con un presupuesto inicial de 350 millones de dólares.

'Es agradable que la primera fábrica que Mazda abre en el exterior aparezca en el Lejano Oriente de Rusia', declaró Putin en la ceremonia de la línea de producción de Mazda en la factoría rusa Sollers.

Putin aseguró que este proyecto es muy importante para la región limítrofe con China y Corea, ya que sus habitantes compran tradicionalmente coches y tecnología japonesa.

En una primera fase a partir de octubre próximo en la fábrica se pintará y soldará 50.000 unidades del modelo CX-5, mientras el ciclo completo podrá realizarse exclusivamente en Vladivostok sólo dentro de dos años.

En un futuro la producción anual de la fábrica, que empleará a unas 3.000 personas, podría alcanzar las 100.000 unidades, entre los que figurará también el modelo Mazda 6.

'Tenemos grandes planes para la producción de componentes japoneses de automóvil: ventanillas, piezas de suspensión y equipos electrónicos. En un futuro esos componentes pueden ser exportados a Japón y Corea del Sur', aseguró Vadim Shvetsov, propietario del grupo Sollers.

Al acto asistieron también el presidente de Mazda, Takashi Yamanouchim, y el ministro japonés de Economía, Comercio e Industria, Yokio Edano.

En 2008 la decisión del Gobierno ruso de elevar las tarifas para la importación de coches usados provocó una oleada de protestas en el Extremo Oriente ruso, donde sus residentes prefieren los automóviles extranjeros a los nacionales.