Porsche Ibérica prevé subir sus ventas un 13,6 % en 2011 a pesar de la crisis

La filial española de Porsche prevé cerrar este año con un crecimiento de las ventas en torno al 13,6 %, con unas 2.200 unidades en el mercado español, frente a las 1.900 con las que terminó el año 2010.

Estas cifras suponen una recuperación paulatina de la marca, ya que en 2009 la cifra de ventas había caído a las 950 unidades, explicó a Efe en el Salón del Automóvil de Fráncfort el presidente de la filial, Tomás Villén, que se mostró satisfecho, teniendo en cuenta la situación del mercado español.

El ciclo de vida de los productos Porsche está en un buen momento, añadió Villén, de forma que en 2012 se contará con la nueva generación del 911, presentado en el Salón del Automóvil de Fráncfort, el mejor momento del Cayenner y la gama completa del Panamera.

A ello se suma que la red de Porsche, renovada en un 30 % en los dos últimos años, está saneada, destacó Tomás Villén, que aseguró que la crisis está favoreciendo a Porsche porque los procesos de decisión de compra han aumentado y ello ha hecho que estos coches sean incluidos como una posibilidad de adquisición.

Las razones para ello son una mayor discreción, por ejemplo frente a Ferrari o Lamborghini, y, además, por unos costes de mantenimiento más bajos y un mejor valor residual.