Porsche 911 Carrera y Carrera S

Cuarenta años no son nada. Bajo una estética más cercana a la de las generaciones anteriores, la marca alemana acaba de comercializar una nueva edición del 911 más tecnológico y deportivo que nunca. Dos versiones, Carrera y Carrera S, impresionan por prestaciones y comportamiento.

Porsche 911 Carrera y Carrera S
Porsche 911 Carrera y Carrera S

Todos los modelos de la marca de Stuttgart se han caracterizado por un dinamismo excepcional y por su elevado nivel de prestaciones. Porsche ha rizado el rizo con esta nueva versión que, a los mandos de Walter Rorl, en el circuito de Hockenheim, ha logrado batir unos registros espectaculares, en la línea del GT3. Prueba de ello es que acelera de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 293 kilómetros por hora. ¡Espectacular!La llegada de las nuevas versiones coincide con la introducción de una nueva evolución del PSM, el Porsche Stability Management, que ahora ofrece nuevas funcionalidades orientadas a un comportamiento más deportivo. Gracias a la introducción de nuevos neumáticos de mayores dimensiones, a nuevos captadores más precisos para el ABS y a los equipos de freno, las distancias de frenado se han acortado aún más. El empleo de una nueva bomba mejora el tacto sobre el pedal y la mordiente.Para mejorar el comportamiento dinámico en zonas viradas, el dispositivo PSM actúa con un cierto retraso al circular a una velocidad inferior a 70 km/h. El conductor puede desactivar este dispositivo manualmente, de tal forma que se reactiva en caso de pisar el pedal del freno (detecta situación delicada), pero ahora es necesario que el captador del ABS supere el umbral necesario para actuar sobre una de las ruedas delanteras.Con el Sport Chrono Paket Plus, una opción nueva disponible en la marca que agrupa diferentes funciones encaminadas a mejorar las prestaciones dinámicas. Se reconoce claramente por un atractivo cronómetro situado en el centro del salpicadero, de tal forma que pueda servir al conductor y al acompañante. Las principales funciones que permite este dispositivo son la modificación de actuación del pedal del acelerador, acortando sus recorridos y retrasando el corte de inyección para aprovechar mejor la zona alta del cuentarrevoluciones. Además, en combinación con el PSM, actúa sobre las suspensiones para reducir el hundimiento en frenadas o la elevación de la parte delantera en las fuertes aceleraciones, permite unos ajustes más deportivos sobre el sistema activo de suspensiones y, en el caso de estar acoplado el sistema de cambio automático Tiptronic S, actuaría sobre los tiempos de inserción de las marchas.Durante la presentación del modelo en España, tuvimos la oportunidad de comprobar el funcionamiento de las nuevas funcionalidades de la suspensión PASM y del Sport Chrono, ya que todas las unidades disponían de los citados equipamientos.La gestión del acelerador se nota claramente al activar el dispositivo, que acorta considerablemente el recorrido del, pedal derecho. En el caso de las suspensiones es aún más acusada la modificación del tarado, que pasa de un comportamiento firme, pero no incómodo, a un funcionamiento realmente deportivo. Incluso las rayas discontinuas de la carretera se convierten en verdaderos baches al circular por encima de ellas, pero se acrecienta el comportamiento dinámico de forma espectacular.Por su parte, gracias a las espectaculares prestaciones, las maniobras de adelantamiento o recuperación resultan tan rápidas y eficaces, que se convierten en un verdadero placer. Comentábamos anteriormente que el Carrera S hace el 0 a 100 Km/h en menos de cinco segundos, el primer kilómetro desde parado en 23,4 segundos, las recuperaciones de 80 a 120 km/h en 6,1 segundos y su velocidad máxima se acerca mucho a los 300 km/h. El cambio de marchas permite una conducción deportiva y eficaz, con inserciones rápidas y precisas que permiten estirar el motor más allá de las 7.000 rpm.Pero si nos han parecido importantes las cifras de aceleración o las recuperaciones, lo que nos ha parecido espectacular ha sido la capacidad de frenada y la agilidad que muestra para circular por cualquier tipo de trazados. En autopista se conduce con facilidad y va totalmente sobrado de comportamiento. Las curvas se suceden con tal rapidez, que la principal actitud del conductor debe ser la concentración, si quiere exprimir parte del potencial capaz de proporcionar el modelo. Basta una leve presión sobre el pedal del freno para que el coche se detenga casi instantáneamente sin rechistar, sin malos modos ni descomposiciones de la trazada. A los mandos de un Carrera nos sentimos pilotos, pero a la hora de ver el precio nos sentimos desgraciados, pues la versión “normal" cuesta 83.720 euros y la S, 94.728 euros. Además, la “interminable" lista de opciones supera la cifra de los 1.000 euros en la mayoría de los casos.Todos los modelos de la marca de Stuttgart se han caracterizado por un dinamismo excepcional y por su elevado nivel de prestaciones. Porsche ha rizado el rizo con esta nueva versión que, a los mandos de Walter Rorl, en el circuito de Hockenheim, ha logrado batir unos registros espectaculares, en la línea del GT3. Prueba de ello es que acelera de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 293 kilómetros por hora. ¡Espectacular!La llegada de las nuevas versiones coincide con la introducción de una nueva evolución del PSM, el Porsche Stability Management, que ahora ofrece nuevas funcionalidades orientadas a un comportamiento más deportivo. Gracias a la introducción de nuevos neumáticos de mayores dimensiones, a nuevos captadores más precisos para el ABS y a los equipos de freno, las distancias de frenado se han acortado aún más. El empleo de una nueva bomba mejora el tacto sobre el pedal y la mordiente.Para mejorar el comportamiento dinámico en zonas viradas, el dispositivo PSM actúa con un cierto retraso al circular a una velocidad inferior a 70 km/h. El conductor puede desactivar este dispositivo manualmente, de tal forma que se reactiva en caso de pisar el pedal del freno (detecta situación delicada), pero ahora es necesario que el captador del ABS supere el umbral necesario para actuar sobre una de las ruedas delanteras.Con el Sport Chrono Paket Plus, una opción nueva disponible en la marca que agrupa diferentes funciones encaminadas a mejorar las prestaciones dinámicas. Se reconoce claramente por un atractivo cronómetro situado en el centro del salpicadero, de tal forma que pueda servir al conductor y al acompañante. Las principales funciones que permite este dispositivo son la modificación de actuación del pedal del acelerador, acortando sus recorridos y retrasando el corte de inyección para aprovechar mejor la zona alta del cuentarrevoluciones. Además, en combinación con el PSM, actúa sobre las suspensiones para reducir el hundimiento en frenadas o la elevación de la parte delantera en las fuertes aceleraciones, permite unos ajustes más deportivos sobre el sistema activo de suspensiones y, en el caso de estar acoplado el sistema de cambio automático Tiptronic S, actuaría sobre los tiempos de inserción de las marchas.Durante la presentación del modelo en España, tuvimos la oportunidad de comprobar el funcionamiento de las nuevas funcionalidades de la suspensión PASM y del Sport Chrono, ya que todas las unidades disponían de los citados equipamientos.La gestión del acelerador se nota claramente al activar el dispositivo, que acorta considerablemente el recorrido del, pedal derecho. En el caso de las suspensiones es aún más acusada la modificación del tarado, que pasa de un comportamiento firme, pero no incómodo, a un funcionamiento realmente deportivo. Incluso las rayas discontinuas de la carretera se convierten en verdaderos baches al circular por encima de ellas, pero se acrecienta el comportamiento dinámico de forma espectacular.Por su parte, gracias a las espectaculares prestaciones, las maniobras de adelantamiento o recuperación resultan tan rápidas y eficaces, que se convierten en un verdadero placer. Comentábamos anteriormente que el Carrera S hace el 0 a 100 Km/h en menos de cinco segundos, el primer kilómetro desde parado en 23,4 segundos, las recuperaciones de 80 a 120 km/h en 6,1 segundos y su velocidad máxima se acerca mucho a los 300 km/h. El cambio de marchas permite una conducción deportiva y eficaz, con inserciones rápidas y precisas que permiten estirar el motor más allá de las 7.000 rpm.Pero si nos han parecido importantes las cifras de aceleración o las recuperaciones, lo que nos ha parecido espectacular ha sido la capacidad de frenada y la agilidad que muestra para circular por cualquier tipo de trazados. En autopista se conduce con facilidad y va totalmente sobrado de comportamiento. Las curvas se suceden con tal rapidez, que la principal actitud del conductor debe ser la concentración, si quiere exprimir parte del potencial capaz de proporcionar el modelo. Basta una leve presión sobre el pedal del freno para que el coche se detenga casi instantáneamente sin rechistar, sin malos modos ni descomposiciones de la trazada. A los mandos de un Carrera nos sentimos pilotos, pero a la hora de ver el precio nos sentimos desgraciados, pues la versión “normal" cuesta 83.720 euros y la S, 94.728 euros. Además, la “interminable" lista de opciones supera la cifra de los 1.000 euros en la mayoría de los casos.

Los mejores vídeos