Pontiac presenta la versión de producción de su Vibe

Pontiac mostrará a todos los asistentes a la exposición de Detroit el Vibe, un vehículo que el año pasado fue presentado como "concept-car" y que ya ha sido desarrollado como coche de producción.

El Vibe dispondrá de dos motorizaciones: la básica, con un propulsor de 1.800 cc, 130 CV y cambio automático, y una superior que, a pesar de no variar la cilindrada del motor, incorpora el sistema de apertura secuencial de las válvulas, llegando hasta los 180 CV. Esta versión estará disponible con cambio manual de seis marchas. La carta que guardaba General Motors para Pontiac se llama Solstice. Es un roadster clásico de líneas muy redondeadas y silueta felina que deriva de la plataforma de General Motors para los coches pequeños. Sin embargo, dicho bastidor ha recibido numerosos cambios, el principal de ellos, la incorporación masiva del aluminio Para moverse, este concept lleva un motor de 2.2 litros DOHC sobrecargado y con tecnología Ecotec. Rinde 240 CV, con un par de 305 Nm y es un propulsión trasera, al mejor estilo de los roadster puros. Bob Lutz, el nuevo hombre fuerte de General Motors fue el encargado de presentarlo en sociedad a los asistentes al salón de Detroit. Allí, Lutz destacó la capacidad dinámica de este vehículo, que lleva un cambio manual de seis velocidades, el mismo que se utiliza para el Corvette. También sacado de una marca asociada es el sistema de dirección, que procede de Subaru. Es el que se utiliza en el Imprezza WRX. El interior, biplaza, combina la elegancia y el ambiente lujoso con muchos detalles deportivos. Con este coche de impecable factura, Pontiac apunta a un mercado joven que busca vehículos que impresionen y puedan competir con los deportivos europeos.