Poco común... con visos de realidad

Buick salta al escenario con un concepto roadster espectacular, de formas sensuales y limpias, que mezcla líneas clásicas y vanguardistas con las últimas soluciones en materia de tecnología y prestaciones.

buick_frontalg.jpg
buick_frontalg.jpg

Buick quiere rejuvenecer su imagen con un modelo muy distinto. Al menos en cuanto a dimensiones y formas. «El Bengal es un divertido roadster con capacidad para cuatro ocupantes destinado a familias jóvenes con alto poder adquisitivo», explica Roger Adams, director general de Buick, quien pretende llevar este proyecto a la realidad a corto plazo para dar un giro a la mítica marca norteamericana. Con una longitud total por debajo de los 4,5 metros, la carrocería del Bengal, esculpida con formas suaves y esculturales, debe sus proporciones a la arquitectura de motor y transmisión. Las cuatro ruedas están situadas en los extremos de la carrocería y las llantas de 20 pulgadas de diámetro favorecen la imagen del conjunto, muy armonioso y equilibrado. La carrocería del Bengal presenta una característica muy peculiar: tras la puerta del conductor se camufla una portezuela que sirve para acceder a las plazas posteriores cuando el techo está plegado o bien para cargar los palos del golf. Para lograr este cometido los diseñadores de la marca han recurrido a la colaboración del famoso golfista Tiger Woods.

El grupo motor del Bengal está compuesto por un propulsor de gasolina V6 de 3,4 litros con turbocompresor que anuncia una potencia máxima de 250 CV. Se encuentra asociado a una novedosa caja de cambios Hydramatic de seis velocidades automática, situada en posición transversal por delante del motor. Esto ha permitido llevar las ruedas delanteras hasta el extremo del coche para mejorar el comportamiento dinámico y favorecer el reparto del peso.