Piqué respalda el Plan Prever

El Plan Prever -ideado para rejuvenecer nuestra flota automovilística- desaparecerá el próximo diciembre de 2003, pero todavía queda mucho que hacer: el 30 por ciento de los 15 millones de vehículos que circulan en España tiene más de 10 años. Por eso, el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, asegura que dicho programa "tiene sentido industrial, para el medio ambiente y la seguridad".

Piqué respalda el Plan Prever
Piqué respalda el Plan Prever

Queda poco más de un año para que el actual Plan Prever termine y su renovación no cuenta con el apoyo de todos los miembros del Gobierno. El Ministerio de Hacienda se ha mostrado algo reticente, pero el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, ha asegurado que este programa "tiene sentido industrial, para el medio ambiente y la seguridad".

Precisamente, Piqué era ministro de Industria cuando este plan nació, allá por 1997. Sustituía al denominado Plan Renove -un programa que se puso en marcha en 1994-. Entre ambos y hasta el pasado mes de octubre, han conseguido que 1.716.588 antiguos turismos se sustituyan por modelos nuevos.

Según Piqué, la aprobación de estos planes se hizo con "vocación de continuidad y buscaba, y busca, la renovación del parque de vehículos". Sin embargo, los fabricantes aseguran que todavía queda mucho que hacer, por lo que han solicitado un aumento de las ayudas y que éstas se hagan extensivas no sólo a los propietarios de los vehículos, sino a todo su entorno familiar.

Por otro lado, el nuevo Plan Prever podría aplicarse también a las motocicletas; al menos, así lo desea el propio Piqué, que contestó con un "¡ojalá!" cuando fue preguntado al respecto en el transcurso del "Fórum Europa".

Conceder ayudas para la compra de motos nuevas a cambio del achatarramiento de las antiguas es una vieja reivindicación de los fabricantes de motocicletas, sobre todo en los dos últimos años. Acosadas por los impuestos y por el encarecimiento de los seguros, las ventas de estos vehículos se han reducido a la mitad.

También quieren la creación de un plan específico para vehículos de ocasión. Con la nueva normativa europea, los coches abandonados son considerados residuos peligrosos, incluso llegan a denominarlos "bombas medioambientales". Automovilistas Europeos Asociados, AEA, aseguran que en España están censados más de un millón de vehículos que, en realidad, hace ya tiempo que no ruedan y son simple chatarra abandonada.