Peugeot 407 Coupé

Peugeot completa la gama 407 con la llegada del Coupé, un vehículo elegantísimo que guarda la herencia de los muchos coupés que la firma del león ha producido en un siglo de vida. Este nuevo eslabón de la cadena se presenta con una apariencia inmejorable: lujoso, deportivo, bello y muy eficaz en la carretera. Tres motores y dos acabados componen una oferta que se pondrá a la venta a primeros de 2006.

Peugeot 407 Coupé
Peugeot 407 Coupé

El 407 Coupé se ha construido sobre la base arquitectónica de la berlina. Es decir, el mismo chasis de 2,72 metros de batalla y 1,57 y 1,56 metros de vías. Sin embargo, se ha modificado la altura del coche, con lo que el centro de gravedad va un poco más abajo y la carrocería desciende hasta 2,3 centímetros en la parte posterior, datos que siempre redundan en una mejor estabilidad.Y, precisamente, estabilidad es lo que le sobra a un coche que parece deslizase más que rodar. La suspensión es la misma que lucen los berlina y también en dos variantes, una normal y otra pilotada electrónicamente. Pero hablaremos de la segunda, pues la primera, aparte de ser muy convencional. estará sólo disponible para el motor gasolina 2.2 de 163 CV, el más pequeño de la gama (todavía sin pasar a la producción).En el caso de la pilotada, que sí pudimos probar, es una suspensión que monta amortiguadores controlados electrónicamente, soportes de dobles triángulos delante y multibrazo detrás. El control electrónico se encarga de valorar diversos conceptos, como la velocidad, los movimientos de la dirección, la aceleración lateral... Con todos, determina el tarado de amortiguación más apropiado para cada momento y para cada rueda. Dicen en Peugeot que funciona con “nueve leyes", es decir, nueve grados diferentes de dureza. Además, con un botón en el salpicadero se pueden seleccionar programas de trabajo confortables o deportivos. Basta con oprimir este botón para notar cómo el 407 se endurece, la suspensión se hace más seca y la dirección, más directa. Si no, en el modo confortable el coche es tan suave que casi parece flotar sobre el suelo. Para los que gusten de una conducción más deportiva, estos programas “cómodos" no serán muy agradables, pues filtran demasiado y en las manos falta información de qué pasa en el suelo. Será suficiente con seleccionar el modo “sport" para que esto cambie de forma notoria.
En todo caso, sea en el modo que sea, el coche nos ha parecido muy estable, aplomado y bastante ágil para su tamaño y peso (1.525 kg el más ligero). Sólo forzando mucho aparecen algunos signos de subviraje, siempre dominados por un eficaz ESP.Es, como se puede ver, un coche que invita a conducir alegremente, divirtiéndose y sintiendo mucho la conducción. Y esto hay que señalarlo, porque, curiosamente, en Peugeot han hecho un cierto énfasis en señalar que este Coupé no es un deportivo, sino un gran turismo pensado para clientes con muy buen gusto, algo caprichosos, elitistas... amantes del viaje con estilo...
Lo cierto es que como argumento de ventas no está mal, pero no nos convence, porque el coche respira deportividad. Si no, ¿a qué vienen esas llantas de 18 pulgadas con gomas de 235/45 R18? Su bajo perfil resta amortiguación y, por tanto, comodidad, delatando una vocación más “racing" que la confesada. Ni siquiera las 215/55 R17 que lleva el básico 2.2 litros de 163 CV son muy burguesas que digamos...Nos queda por detallar cómo es la oferta mecánica de la gama 407 Coupé, que, como cabe esperar, está directamente emparentada con las motorizaciones de las berlinas.El otro V6 es el HDI 2,7 litros de 204 CV. Se trata de una máquina de origen Ford que se monta también en los Citroën, Jaguar y en los Land Rover. Sobre el 407 Coupé tiene un rendimiento magnífico. Su par máximo de 44 mkg hace que el coche tenga una respuesta eléctrica, fulgurante. Da gusto acelerar y notar cómo empuja con fuerza desmedida y acelera con mejores marcas que el motor de gasolina: 8,5 segundos para el 0-100 km/h.
Este motor, muy moderno, cuenta con bloque fundido en grafito, doble turbo de geometría variable e inyección por common rail de segunda generación, un elemento que hace posible un consumo muy contenido: 8,5 litros de media. También es atribuible al common rail el tacto suave, silencioso y exento de vibraciones que luce esta mecánica. Además, lleva de serie filtro de partículas, lo que permite que cumpla con las más exigentes normas antipolución. Este Diesel se monta sólo con una caja de cambios automática de seis relaciones. Es una caja muy interesante, pues soporta un impresionante par de 45 mkg, una cifra casi récord para transmisiones acopladas a motores transversales. El cambio tiene también posibilidad de manejo secuencial, un programa deportivo y otro para superficies heladas o nevadas.
Con el V6 de gasolina también se puede montar esta caja, pero, de serie, hay una manual de seis relaciones.Esta transmisión manual es la misma que llevará el tercer motor, el 2.2 litros gasolina de 163 CV. Aunque todavía no está disponible, ya sabemos que permitirá al Coupé alcanzar los 222 km/h y hacer el 0-100 en 9,2 segundos. El consumo medio se homologa en 9,2 litros a los 100 km.