País Vasco: nuevo modelo de transportes

Las elecciones a la presidencia del País Vasco se celebran el próximo día 17. Junto al siempre polémico modelo de estado, un nuevo debate centra la actualidad de Euskadi: el problema del transporte. Ni los 700 millones gastados en carreteras en los últimos seis años han mejorado la movilidad vasca. ¿Qué proponen ahora los candidatos?

País Vasco: nuevo modelo de transportes
País Vasco: nuevo modelo de transportes

El País Vasco se enfrenta, desde hace más de diez años, a un grave problema de circulación. Esta Comunidad Autónoma concentra la mayor actividad industrial de España, circunstancia que no se corresponde con el desarrollo de su debilitada red viaria.Según el último estudio oficial de la Diputación de Vizcaya, la autopista A-8, el principal acceso a Bilbao, registra cada día más de ocho horas de congestión circulatoria en su acceso a la capital, al tener que absorber hasta casi 150.000 vehículos. Y no sólo en Vizcaya: también en San Sebastián el tráfico de esta carretera ha aumentado en menos de un año en más de un 13 por ciento.Ni siquiera las inversiones han resuelto este grave problema de movilidad. Durante los últimos diez años, el Gobierno ha construido cuatro nuevas autovías en torno a Bilbao (con una inversión de 290 millones de euros), sin que, hasta ahora, haya descongestionado las principales vías de entrada.La congestión circulatoria llega agravada, además, por la pesada carga del transporte de mercancías. A 15 kilómetros del centro de Bilbao se encuentra su puerto, con una frenética actividad industrial. El pasado año, por ejemplo, sus instalaciones movieron 32,5 millones de toneladas y atrajeron a buena parte de los 11.500 camiones que a diario circulan por la A-8.Las principales asociaciones ecologistas apuestan ya por la transferencia del desplazamiento en coche y camión al ferrocarril y el barco, y aseguran que la construcción de carreteras sólo conduce a utilizar aún más el vehículo privado y a ampliar los denominados “puntos negros" (tramos con más accidentes). Sin embargo, los últimos proyectos anuncian más infraestructuras para la red viaria. ¿Cuáles son las propuestas de los principales candidatos a lehendakari? Te las resumimos.EAJ-PNV: Crear la autovía “Supersur" de Bilbao e impulsar el transporte público.
PSE: Desarrollo de la “Y" vasca y gratuidad del transporte público para menores de 18 años y mayores de 65.
PP: Mejorar las infraestructuras, reducir el peaje de las autopistas y desarrollar un plan de seguridad vial.
EB-IU: Construcción de párkings a la entrada de las ciudades, limitar el tráfico del transporte pesado en los núcleos urbanos y limitar la velocidad.El hasta ahora lehendakari Juan José Ibarretxe se presenta a las elecciones del próximo día 17 de abril con una importante infraestructura en la cartera: la llamada “Supersur". Ibarretxe se ha comprometido a finalizar lo antes posible los 36 kilómetros de esta nueva autovía de Bilbao, que nace con el objetivo de descongestionar finalmente los accesos a la capital vasca. Los trabajos supondrán una inversión de 1.290 millones de euros de coste.Los nacionalistas vascos, no obstante, también tienen en mente una clara apuesta por el transporte público. Han previsto invertir hasta 2020 más de 1.300 millones de euros en trenes sólo para el área metropolitana.Los socialistas vascos, por su parte, acuden a las elecciones autonómicas con un programa en el que prima el desarrollo y la mejora de nuevas infraestructuras. Su candidato, Patxi López, considera que el perfeccionamiento de las vías de comunicación es un elemento fundamental para el desarrollo económico y social. En este sentido, el PSE se compromete a impulsar, junto a la Administración central, la denominada “Y" vasca, una gran obra que permitirá la conexión definitiva entre las tres capitales de provincia de Euskadi (Bilbao, San Sebastián y Vitoria), además de ofrecer una comunicación directa con el resto de España, con Francia y con Portugal. Junto a esta infraestructura, los socialistas se comprometen a impulsar la construcción del segundo cinturón de San Sebastián, a finalizar la autovía Eibar-Vitoria y a desdoblar la N-I, entre Armiñon y Miranda.En cuanto a transporte público, el PSE propone su gratuidad para los menores de 18 años y los mayores de 65 años, cuyas rentas familiares no superen el doble del SMI.El Partido Popular de Euskadi también se compromete a mejorar las infraestructuras, impulsando los ejes Cantábrico y Atlántico a través de la citada “Y" vasca. También trabajarán por el segundo cinturón de San Sebastián, la “Supersur" de Bilbao y la autovía Vitoria-Eibar.Como propuestas más novedosas, la candidata popular, María San Gil, propone la reducción del peaje en las autopistas vascas, para su posterior supresión, y la promoción de un nuevo plan de Seguridad Vial que tenga como objetivo la reducción de la siniestralidad.Ezker Batua-Izquierda Unida acude a las próximas elecciones vascas con una clara apuesta por un transporte más sostenible. La coalición plantea la puesta en práctica de todo tipo de políticas que garanticen un trasvase masivo de pasajeros y mercancías de la carretera al ferrocarril y al transporte marítimo, junto a la construcción de párkings disuasorios a la entrada de las principales ciudades vascas. EB-IU propone también fomentar el transporte público con precios mucho más reducidos, mejorar la seguridad vial mediante la limitación de la velocidad y el reforzamiento de las ITV. Asimismo, la formación asegurará que limitará el tránsito del transporte pesado por los núcleos urbanos.