Opel presenta un expediente de regulación de empleo para Figueruelas

En Zaragoza, Opel da una de cal y otra de arena. Hace unos días se logró un convenio colectivo y General Motors dio el visto bueno para que la factoría de Figueruelas produzca un nuevo monovolumen. Pero la Dirección de la compañía alemana se guardaba un as en la manga: un expediente de regulación de empleo que afectará a casi la totalidad de su plantilla española.

Tras tres meses de arduas negociaciones, la plantilla de Figueruelas (Zaragoza) aprobó por mayoría el convenio colectivo que regulará el futuro de la planta aragonesa en los próximos tres años. A principios de mes, General Motors, propietario de Opel, parecía dar su bendición a la fábrica y otorgaba un cheque en blanco de 78.000 millones de pesetas para que produzca un nuevo monovolumen.
Esta última noticia trajo, según declaró el presidente del Comité de Empresa, Juan Carlos Sánchez, "tranquilidad y estabilidad", pero las aguas calmadas se han terminado y el propio Sánchez es el primer sorprendido ante una medida "tan drástica".
La Dirección de Opel ha presentado un expediente de regulación de empleo que afectará a unos 8.300 trabajadores, casi la totalidad de la plantilla, si exceptuamos los departamentos de Márketing y de Repuestos.
Con esta medida, la compañía pretende parar durante veinte días la producción del Corsa en Zaragoza, reduciendo en 36.000 vehículos las unidades previstas, para, según afirman, adecuar su fabricación a la caída de ventas que se vive en toda Europa. Todavía no se conoce cuándo se cerrarán los "hornos" de Figueruelas, pero todo parece señalar que el paro se hará efectivo después del período vacacional.

Objetivo: detener el expediente
Mañana se reunirá el pleno del Comité de Empresa, pero Juan Carlos Sánchez ya ha anunciado que se opondrán a una medida "tan drástica", fruto de una mala previsión durante los momentos de bonanza económica y de buenas ventas.
Tras el paso dado por Opel, se abre un período de negociación de quince días. Si en ese tiempo no se logra un acuerdo, el Comité puede presentar un contrainforme y la Dirección Provincial de Trabajo será quien decida, es decir, la solución, en próximos capítulos. Sin embargo, los expertos apuntan que se puede producir un "efecto-dominó" entre las empresas auxiliares que abastecen a la multinacional.

Las exportaciones del fabricante se reducirán un 14,3 por ciento
Por otra parte, el presidente de Opel España, Juan José Sanz, ha afirmado que las exportaciones previstas para 2001 son de 377.746 unidades, lo que representa un 14,3 por ciento menos que el año pasado, cuando 440.782 vehículos se destinaron al mercado extranjero.
Estas cifras corresponden a las producciones de la planta española de Figueruelas y la portuguesa de Azambuja (en la que se fabrican los comerciales ligeros Combo y Corsa Van), ambas integradas en la estructura de Opel España.
Casi el 96 por ciento de las exportaciones previstas para este año se dirigirán al mercado europeo, pese a la caída en las ventas que ha acusado en los últimos meses.

Los mejores vídeos