Obama finaliza su campaña en Iowa, donde todo comenzó en 2008

El presidente de EEUU, Barack Obama, finalizó este lunes su campaña por la reelección en Iowa, el estado 'donde todo comenzó' en 2008 con una inesperada victoria en las primarias de su partido que marcó el inicio de un 'movimiento por el cambio'.

'Iowa, en 2008 vuestra voz cambió el mundo', dijo un emocionado Obama en el último mitin de su campaña celebrado al aire libre en la ciudad de Des Moines, donde estuvo arropado por su mujer, Michelle, el cantante Bruce Springsteen y unas 20.000 personas.

En Iowa 'es donde nuestro movimiento por el cambio comenzó' para extenderse después a todo el país, recordó Obama, quien en enero de 2008 obtuvo una victoria en las primarias de su partido en este estado que dio alas a su candidatura frente a la entonces gran favorita, Hillary Clinton.

Fue su último mitin de campaña, ya que pase lo que pase en las elecciones de este martes Obama no volverá a ser candidato en 2016, y al presidente se le notó visiblemente emocionado y con mucha energía pese a la maratón de actos de los últimos días.

'Me conocéis, podéis no estar de acuerdo con mis decisiones, como Michelle a veces no lo está, pero sabéis que digo la verdad, que peleo por vosotros y vuestras familias cada día (...) Eso es el verdadero cambio', enfatizó Obama.

Subrayó que ahora, a pocas horas de las elecciones, 'todo se reduce' a los votantes y por eso animó a todos los ciudadanos a que acudan a las urnas.

'No creas que tu voto no tiene importancia. Nunca dejes que nadie te diga que tu voz no puede hacer la diferencia', destacó el presidente, que se enfrenta en estas elecciones al republicano Mitt Romney, exgobernador de Massachusetts.

Obama recordó, como en todos sus mítines, que los estadounidenses deben elegir este martes entre 'dos visiones muy distintas' de país y repasó el 'progreso real' de estos últimos cuatro años, traducido en logros como el rescate a la industria del automóvil, el fin de la guerra de Irak, la reforma sanitaria y la muerte de Osama Bin Laden.

Se trata 'de terminar lo que comenzamos' hace cuatro años, indicó Obama, quien prometió no rendirse y 'seguir peleando' para mover al país 'hacia adelante', como reza el eslogan de su campaña.

Según Obama, 'los más ricos' no necesitan un 'defensor' en Washington, sino al propietario de un pequeño restaurante que busca un préstamo para ampliar su negocio, al camarero de un hotel que está ahorrando para que su hijo pueda ir a la universidad o al profesor que está pagando de su propio bolsillo el material escolar.

Michelle Obama fue la encargada de presentar a su marido, con quien se fundió en un largo abrazo, y destacó también que fue en Iowa 'donde todo comenzó' al dar las gracias a sus ciudadanos por haber creído desde un principio en el actual presidente.

Estados Unidos necesitaba un presidente 'con convicciones fuertes', que fuera 'inteligente', alguien 'en quien confiar' y que 'siempre dice la verdad aunque duela', sostuvo la primera dama.

'Estoy muy orgullosa de mi marido, un hombre honesto (...) Incluso antes de que la gente supiera su nombre, ustedes vieron lo que yo veía en él', dijo Michelle a los votantes de Iowa.

'Tenemos la oportunidad mañana de terminar lo que comenzamos aquí en Iowa', agregó.

Springsteen, que acompañó al presidente en sus tres mítines de este lunes en Madison (Wisconsin), Columbus (Ohio) y Des Moines, afirmó a su vez que dio su apoyo a Obama en 2008 y que ahora lo vuelve a hacer porque es un hombre 'honesto' con los ciudadanos.

'Estoy orgulloso de estar aquí con él aquí de nuevo', aseguró el artista al declararse 'agradecido' con el mandatario por su reforma sanitaria, por haber enfrentado con éxito la crisis del motor y por haber aumentado las regulaciones a Wall Street.

Instó, además, a los estadounidenses a 'mantener la esperanza viva' y a creer 'en el poder de cambiar las vidas' de los demás.

Obama tiene sus esperanzas puestas en estados del medio oeste como Iowa, Wisconsin y Ohio para lograr la reelección en una de las contiendas más reñidas de la historia reciente en EEUU.

Tras el mitin de Des Moines el presidente y su esposa volaron a Chicago, donde esperarán este martes los resultados electorales.