Nuevos precios en los autobuses interurbanos

La tarifas de los autobuses interurbanos cambiarán después de que entre en vigor el nuevo mecanismo de tarificación que estudia en la actualidad el sector y los responsables gubernamentales. Se desconoce si aumentará o descenderá el precio. No obstante, es de esperar que baje, ya que el nuevo mecanismo está enfocado al fomento de la competencia.

El Ministerio de Fomento y las patronales del sector del transporte de viajeros están negociando el futuro del mismo. Hasta este momento el Gobierno era responsable de la fijación de tarifas de este tipo de transporte regular de viajeros. Lo que se está discutiendo ahora es nuevo modelo para fijar dichas tarifas. Atendiendo a los principales objetivos del proyecto PLATA (Plan de Líneas de Actuación para el Transporte en Autobús), se elaborará un documento que tendrá en cuenta, en principio, el índice de precios de consumo, la productividad de la concesión y el coste del combustible.

El objetivo que se persigue es que el Gobierno deje de fijar las tarifas y que la regulación sea lo más parecida a la de las concesionarias de autopistas en nuestro país. Es decir, un mecanismo de revisión de los precios automáticamente teniendo en cuenta, sobre todo, el IPC.

El proyecto PLATA incluye entre sus puntos más importantes el aumento de la seguridad y de la calidad en la prestación de servicios, el desarrollo de redes de comercialización, la mejora ambiental y la modernización de la estructura empresarial.

Por otra parte, el sector del transporte de viajeros ha pedido al Gobierno que la actualización de tarifas para el próximo año se adelante a noviembre. Esta petición se justifica porque de esta manera el sector tendrá tiempo de adaptarse a la moneda única.

Mientras, en el marco institucional de la Unión Europea, se va a publicar el Libro Blanco del Transporte en septiembre próximo. Dicho libro incluye directivas y recomendaciones que deberán ser aplicadas en los estados de la Unión durante la próxima década. Estas medidas incluyen modificaciones a los modelos tarificadores en función de costes de contaminación y de congestión de los diferentes medios de transporte. Dichas disposiciones afectarán al modelo que se está preparando en nuestro país, con el fin de adaptarlo y armonizarlo a la situación europea.

Según algunos analistas del sector, todos estos cambios redundarán en nuevas políticas de alianzas entre operadores nacionales e internacionales de transporte, con el fin de competir y de no perder cuotas de mercado.