Nuevo Toyota Corolla

Apenas nos había dado tiempo a acostumbrarnos al nuevo diseño del Corolla, que llegó en 2002, y ya está aquí su novena generación. Los cambios, poco profundos, enfatizan la imagen de la gama. También otorgan ese “algo más" (nuevos motores Diesel, transmisiones manuales robotizadas…) que hacen prever a la marca importantes objetivos de ventas este año.

Toyota Corolla
Toyota Corolla

También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.

  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial. También dispone de un control de selección especial para la subida y bajada de pendientes, con ajustes de los cambios para optimizar el freno motor. Esta transmisión estará asociada exclusivamente al motor 1.4 D-4D, aunque se ofrecerá en cualquier carrocería. Existe, además, una caja de cambios automática que puede gestionar la potencia del motor 1.6 VVT-i.Una nueva mecánica Diesel aparece asociada al Corolla: al motor 2.0 D-4D de 116 CV se une un propulsor específicamente creado para la gama, con 1.400 cm3 y 90 CV, que sustituye al 2.0 con la misma potencia que equipaba hasta ahora al compacto.Se trata de una versión mejorada de la mecánica que posee el Yaris –con 75 CV- y ha sido modificada en tres aspectos principales. Además del obvio incremento de fuerza, satisface la norma de emisiones EURO IV (en lugar de la EURO III) y se ha conseguido minimizar el nivel de ruidos y vibraciones.Según explica la marca japonesa, su menor cilindrada contribuye a reducir los rozamientos internos y el peso del motor (108 kilos), además de mejorar la economía del combustible. Un turbocompresor de geometría variable, una relación de compresión más baja y unos inyectores optimizados consiguen que el gasto de carburante sea muy contenido, a pesar de las mayores cifras de potencia y par -19,3 mkg frente a los 17,3 anteriores-.El mayor rendimiento ha traído consigo la modificación de varios elementos destinados a garantizar la fiabilidad y duración del bloque. Así, el refrigerador de aceite y la bomba proporcionan un engrase mayor. La capacidad de la bomba de agua ha aumentado un 10 por ciento, lo que influye positivamente en la refrigeración del motor. ¿Cuál es el resultado? Una mecánica de funcionamiento agradable, más silenciosa que la inmediatamente superior y con un comportamiento que poco tiene que envidiarle.
  Nuevo 1.4 D-4D 90 CV Actual 2.0 D-4D 90 CV
Potencia máxima (CV/rpm) 90 / 3.800 90 / 4.000
Velocidad máxima (km/h) 180 180
Aceleración 0-100 km/h (segundos) 13,3 / 14,5 (M-MT) 12,6
Consumo combinado (l/100 km) 4,9 / 4,8 (M-MT) 5,7
Nivel de emisiones EURO IV EURO III
Peso (kilos) 108 180
En las autopistas resulta un compañero de viaje perfecto, ya que el conductor disfrutará de una mecánica progresiva y tranquila. También se verá recompensado con cierta dosis de “garra" cuando así lo requiera. El nuevo motor Diesel forma parte de la estrategia de Toyota, que el año que viene pondrá en marcha una planta de propulsores de gasóleo en Polonia. Ésta duplicará la capacidad de abastecimiento de la marca y producirá en breve una mecánica de gasóleo de cuatro cilindros y 180 CV. Además, la nueva mecánica 1.4 D4-D (que, a pesar de su origen, no será montada en el Yaris) puede asociarse a la recién estrenada transmisión manual robotizada M-MT, que estará disponible desde el próximo otoño. La firma nipona explica que este “matrimonio" se ha concertado debido a la creciente demanda de motores de gasóleo con cambios automáticos, que descargan el trabajo del conductor en los atascos. Sin embargo, Toyota no ha querido que el automovilista pierda protagonismo en este apartado; podrá elegir entre un modo automático convencional, uno deportivo –con cambios más rápidos y a límites de revoluciones más altos- o uno manual secuencial.