Nuevo récord del precio de los carburantes en España

La escalada de precios del combustible sigue adelante en nuestro país. Ayer, los datos que las estaciones de servicio suministran diariamente al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio mostraban máximos históricos. Hoy se ha marcado un nuevo récord.

Por segundo día consecutivo, los precios de los carburantes marcan máximos históricos. El gasóleo A, que ayer se pagaba a una media de 88,8 céntimos de euro, hoy cuesta 89,2 céntimos. Desde que comenzó 2005, acumula una subida del 10,3 por ciento. Ligeramente mayor (11,5 por ciento) es el incremento que ha sufrido el importe del Diesel ecológico. Hay que pagar medio céntimo de euro más que ayer por cada litro de este combustible, que tiene un coste de 93,4 céntimos.Llenar el depósito también es hoy más caro para los conductores de coches con motores de gasolina. La sin plomo de 95 octanos cuesta 93,9 céntimos de euro, mientras que la súper de 98 ha subido de los 1,034 a los 1,038 euros en las últimas 24 horas.Por su parte, la gasolina de 97 octanos tiene un precio de 1,017 céntimos, frente a los 1,012 de ayer.Según el diario “El País", el Fondo Monetario Internacional ha realizado unos augurios muy negativos para el mercado del petróleo. El importe de esta materia prima aumentó un 40 por ciento en 2004 y, en lo que llevamos de 2005, acumula una subida del 35 por ciento. El FMI asegura que este contexto no es pasajero: “Seguirá la tensión en los años venideros; los precios elevados y volátiles continuarán representando un serio riesgo para la economía global", ha anunciado el organismo.El principal motivo será la escasa capacidad de producción excedentaria de los países petroleros. Actualmente, sus posibilidades de bombear por encima de la demanda se sitúan en niveles históricamente bajos (1,5 millones de barriles por día, frente a los 5 millones diarios de 2002) y este panorama continuará. “En un mercado tan ajustado, un problema en la oferta o un movimiento inesperado en la demanda provocará fuertes cambios en los precios", asegura el informe de la entidad.Las modificaciones estructurales que sufre la industria del crudo también influirán negativamente en esta situación. La inversión en refino, exploración o trasporte se ha movido poco en el pasado y ahora no puede responder con rapidez a los altos precios del petróleo.En una simulación, el FMI establece que “una subida del importe del crudo hasta los 80 dólares por barril (un dólar=0,77 euros; 1 barril=159 litros) tendría efectos adversos considerables en la mayoría de los países". Sin embargo, esta improbable situación también pone de manifiesto que las consecuencias sobre la economía mundial no serían tan graves como durante la crisis que sufrió el mercado en los años 70.Dejando a un lado esta hipótesis, el FMI advierte que el precio real del petróleo –ajustado por la inflación- será de 34 dólares en 2010 y se situará en un máximo de 56 dólares en 2030, según explica el diario “Expansión". En términos nominales, estas cotizaciones corresponden a 40 y 95 dólares por barril, respectivamente.Así, el mundo se enfrenta a un shock petrolero permanente y debe adaptarse a importes más altos. Algunos analistas no están de acuerdo con estas afirmaciones y han señalado que ningún organismo internacional comparte esta visión.La entidad ha pedido a los países emergentes asiáticos, que este año contribuirán al 40 por ciento del incremento de la demanda, que reduzcan las subvenciones sobre el uso de los carburantes, con el fin de frenar su consumo. Además, el FMI también ha señalado que la producción fuera de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) podría alcanzar un pico alrededor del año 2010. El precio del crudo Brent, de referencia en Europa, bajó ayer más de un dólar en el mercado de futuros de Londres, hasta alcanzar los 54,04 dólares por barril.
El importe del petróleo Texas, de referencia en Estados Unidos, también descendió un 3 por ciento y se cotizó a 54,1 dólares por barril. Los expertos han relacionado esta caída con la mayor confianza del mercado, pues se cree que las reservas de gasolina comenzarán a aumentar en las próximas semanas, a medida que las refinerías incrementen su actividad.
Sin embargo, la Administración de Información sobre Energía (AIE) ha anunciado que los precios de la gasolina seguirán en niveles altos en EEUU entre abril y septiembre. “La elevada demanda mundial de crudo, desencadenada por un robusto crecimiento económico, hará que los importes del petróleo sigan al alza", apunta el informe redactado por la entidad. La petrolera Shell ha tenido que doblegarse ante el boicot impulsado por el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, hacia sus productos. El pasado 9 de marzo, la compañía aplicó una subida del 3,3 por ciento a sus gasolinas. Kirchner solicitó a la población que no se compraran productos de la petrolera y el llamamiento ha tenido resultado: desde esa fecha, las ventas de la compañía han bajado un 30 por ciento. Así, Shell ha tenido que dar marcha atrás en sus pretensiones y ha anulado el aumento en el importe de sus carburantes.