Nuevo mecanismo para mejorar el funcionamiento del turbo

Añadiendo un pequeño motor eléctrico al alimentador del turbo, Garret Energy Boosting Systems reduce el tiempo de espera hasta que el turbo se hace efectivo. El fabricante sueco Saab se ha mostrado interesado por este mecanismo.

"El motor eléctrico de Garret mejorará el aprovechamiento del combustible", afirma Rob Gillette, presidente de la compañía californiana. Asimismo, ha comentado que este aparato se equipará en automóviles a partir del año 2003, pero sin desvelar el nombre del fabricante. Las opiniones sobre la necesidad de un mecanismo como éste son muy dispares.
Una de las marcas interesadas en este mecanismo es Saab, que actualmente está examinando la tecnología para su próxima generación de motores, según ha declarado Kevin Smith, portavoz de la compañía sueca. Garret ha indicado que el asistente eléctrico del turbo se adapta mejor a los motores Diesel y a los de gasolina de entre 1.8 y 3.0 litros.
Por su parte Fritz Indra, director ejecutivo de Ingeniería Avanzada en General Motors (propietario de Saab), ha expresado su desacuerdo en este tema, ya que en su opinión "con los nuevos motores turboalimentados no hay que preocuparse más por el retraso".
Indra ha explicado que el motor eléctrico requeriría mucha potencia y ve problemas potenciales en conectar cables a una parte del motor que se calienta tanto.
El coste es otro factor a tener en cuenta, ya que el mecanismo de Garret elevará el coste de un coche entre 100 y 200 dólares (18.000 – 36.000 pesetas).