Nueva ola de frío este fin de semana

Cadenas, puertos cerrados y máquinas quitanieves han sido los protagonistas en las carreteras a lo largo de toda la semana. Aún seguirán en escena, pues un nuevo frente frío acaba de hacer su aparición: durante el sábado y el domingo, la nieve y el hielo volverán a estar presentes en las vías.

Puente y nieve, ¿estás preparado?
Puente y nieve, ¿estás preparado?

Apenas ha terminado la anterior y, de nuevo, estamos inmersos en una ola de frío. Esta vez, la peor parte se la han llevado las comunidades del norte peninsular: Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco padecen desde ayer los rigores de un temporal de viento y nieve que ha dejado impracticables muchas carreteras.Esta situación se prolongará durante todo el fin de semana, por lo que aquellos automovilistas que tengan planeado un viaje deben extremar las precauciones. Todas las comunidades, excepto Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha y Canarias, están en alerta. En las islas, se prevén fuertes lluvias, nieve en las cotas altas y rachas de viento de hasta 75 km/h.Un total de 16 puertos de montaña están cerrados, según informa la Dirección General de Tráfico. Se trata de los altos asturianos de La Cobertoria, Arnicio, Tarna, La Marta, El Palo, Connio y Pozo de las Mujeres Muertas; Ventana, Vegarada y Las Señales (León); Lunada, Estacas de Trueba y Sía (tanto en sus vertientes burgalesas como cántabras), El Portalet (Huesca) y Palombera (Cantabria).Las cadenas son necesarias en 46 pasos, casi todos ellos pertenecientes a la red secundaria, en las provincias de Albacete, Asturias, Burgos, Cantabria, Granada, Huesca, La Rioja, León, Lugo, Navarra y Palencia.La nieve ha provocado el cierre de varias carreteras en Asturias, Baleares, Salamanca y Jaén. En la isla de La Palma, no se puede circular por la LP-1032 y la LP-113. La lluvia afecta, además, a varias vías en Lanzarote.La cara más rigurosa de este nuevo temporal se está mostrando en Galicia. Ayer, la provincia de Lugo fue una de las más castigadas por la nieve, que imposibilitó el tráfico en el interior de la ciudad hasta las diez de la mañana. La mitad de los servicios de transporte escolar tuvieron que ser suspendidos y el uso de cadenas fue obligatorio en seis puertos de montaña. Además, la A-6 estuvo cortada a la altura del municipio de Guitiriz, debido al vuelco de un camión. Las dificultades en la circulación se vivieron en casi todas las carreteras de la provincia y también fueron habituales en Castilla y León, en el País Vasco (donde un par de peregrinos tuvieron que ser rescatados) y en Asturias. La situación es especialmente grave en el Principado, donde 2.200 personas siguen aisladas en 118 pueblos. Ayer, la nieve obligó al cerrar la autopista astur-leonesa, principal vía de comunicación con la Meseta, con el fin de que los vehículos no quedaran atrapados. Las restricciones al tráfico se mantuvieron durante 90 minutos. La carretera fue reabierta a las 22:00 horas, cuando ya no fue necesario el uso de cadenas.Las carreteras vascas no presentan un estado mucho mejor que las asturianas. Los problemas que afectaron a estas vías durante la tarde de ayer se han recrudecido a lo largo de esta noche y durante las primeras horas de esta mañana. Varios tramos de la A-15, en Guipúzcoa, permanecen cerrados, al igual que los puertos de Etxegarate, en sentido Vitoria, Urkiola, Dima, Elgueta, Bidania, Opakua y Orduña. Los camiones y vehículos articulados no pueden circular por los altos de Descarga, Barazar, Eizaga, Altube, Herrera y Bernedo.Además, las cadenas son necesarias en los pasos de Umbe y en el Alto del Campazar, donde la nieve ya ha provocado el vuelco de un vehículo. Múltiples accidentes han tenido lugar en varias vías. Si salimos de viaje, debemos tener en cuenta que la nieve y el hielo serán, muy posiblemente, nuestros compañeros. En los siguientes recuadros te explicamos cómo actuar ante ellos. También te enseñamos a poner las cadenas en tu coche: no te pierdas nuestro vídeo.Una de las situaciones más peligrosas y difíciles de resolver en la conducción se produce cuando nos encontramos con una placa de hielo sobre la carretera. Son muy difíciles de detectar, pues nos acechan de forma repentina a la salida de una curva o tras un cambio de rasante, habitualmente en zonas sombrías y no siempre en áreas de montaña. Las heladas suelen producirse a última hora de la noche y a primera hora de la mañana.

Es importante tomar precauciones en esta época del año ante estas situaciones tan peligrosas. Actualmente muchos de los modelos de coches de gama media disponen de avisadores de temperatura inferior a los dos grados positivos para alertarnos del peligro de posibles placas de hielo en la carretera, pero esto no es suficiente: tenemos que estar preparados para una actuación inmediata en caso de encontrarnos con el pavimento helado.

Lo primero que tenemos que hacer es reducir la velocidad y mantener una distancia de seguridad suplementaria con el vehículo que nos precede para disponer de más espacio en caso de apuro.

Como medida de precaución procuraremos no ceñirnos demasiado al interior de las curvas, pues es en estas zonas donde se suele situar una mayor concentración de hielo, ya que no hay rodadas de otros vehículos y suelen estar al resguardo del sol.

Si nos encontramos repentinamente con una placa de hielo tenemos que actuar con rapidez, pero con mucha serenidad. Lo más importante es no frenar bruscamente ni provocar violentos movimientos del volante, pues la notable diferencia de adherencia puede provocar un patinazo. Es importante marcar la trayectoria de forma muy suave y limpia, ayudando a salir de la curva abriendo ligeramente la trazada hacia el exterior, de forma natural.

Procuraremos llevar engranadas las marchas largas que permitan circular entre 1.500 y 2.500 rpm para que los movimientos se transmitan con la máxima suavidad.

Si necesitamos frenar, pisaremos con muchísima suavidad el pedal del freno. El ABS ayuda, pero no es un remedio infalible ante el hielo. Si en un vehículo equipado con este elemento detectamos que el pedal del freno tiembla al pisarlo, podemos apretar con firmeza, pues es señal de que está funcionando correctamente.

Si el coche sobrevira, es decir, la parte trasera trata de adelantarnos, deberemos girar el volante en sentido contrario. En una curva a derechas, lo más normal es que la parte trasera se vaya hacia el exterior de la curva, por lo que giraremos el volante hacia la izquierda hasta que el coche se coloque correctamente. Una vez hayamos recuperado la trayectoria, enderezaremos el volante y aceleraremos levemente para recuperar el control.

En caso de que subvire o se nos vaya de la parte delantera, es decir, el coche trate de seguir recto en las curvas, lo más sencillo es levantar el pie del acelerador y abrir un poco la dirección para facilitar la recuperación de adherencia. Una vez corregido, podemos volver a dar gas suavemente.


Cómo se ponen las cadenas
- Lleva siempre unos guantes fuertes para evitar que las manos se te enfríen demasiado.
- Hay que utilizarlas cuando la nieve se acumule.
- Deben colocarse siempre en las ruedas motrices. Los vehículos con tracción total las llevarán en el eje delantero.
- La velocidad máxima a la que se puede transitar con las cadenas es de 50 km/h.
- Después de su uso, éstas deben lavarse con agua caliente y secarse, para evitar que se oxiden.