Nissan apuesta por su planta británica de Sunderland

Nissan Motor ha asignado una inversión de al menos 600 millones de libras (155.890 millones de pesetas) para su planta británica de Sunderland incluso en el caso de que no se encargue de la fabricación del nuevo Micra, cuyo lanzamiento está previsto para 2003.

La inversión prevista en la factoría de Sunderland se engloba dentro de un programa de financiación de entre 8 y 10 años, que garantizaría el futuro de la planta.
La compañía japonesa decidirá en un plazo no superior a los dos días si fabrica el nuevo pequeño de la marca en Gran Bretaña o Francia. La planta que finalmente se lleve el gato al agua recibirá una inversión extra de 230 millones de libras (59.757 millones de pesetas).
Los diez principales ejecutivos de Nissan tienen que elegir entre las dos posibilidades que han llegado, por así decirlo, a la gran final. Estas son la citada planta de Sunderland y la francesa de Flins, que pertenece a Renault. Esta última parece contar con la vitola de favorita gracias a que no cuenta con los problemas de divisas que sufre la enclavada en suelo británico. Fuentes de Nissan afirman que las ventajas productivas con las que cuenta Sunderland son claramente contrarrestadas por los citados problemas de apreciación de la libra esterlina.

La compañía ha insistido que, aunque Sunderland no reciba el encargo de producir el nuevo Micra, apuesta por la planta británica. Allí se deben fabricar el Almera, con una inversión de 250 millones de libras (64.954 millones de pesetas), y la nueva generación del Primera, que recibirá una inyección de 215 millones de libras (55.860 millones de pesetas).

Los mejores vídeos