Mitsubishi duplica su previsión de pérdidas

El fabricante japonés Mitsubishi se encuentra con mayores pérdidas que las esperadas debido en gran parte al plan de saneamiento que le costará a la empresa entre 151.000 y 226.500 millones de pesetas.

La caída de ventas en Japón, la campaña de revisión de vehículos tras el escándalo del pasado verano y los costes de su programa de saneamiento ha provocado que Mitsubishi haya doblado su previsión de pérdidas inicial hasta alcanzar los 407.700 millones de pesetas.
Las estimaciones iniciales que esperaban unas pérdidas de 1.270 millones de euros, unos 211.310 millones de pesetas, han sido revisadas y llegan a los 2.450 millones de euros, unos 407.700 millones de pesetas. También se han corregido a la baja las cifras de facturación; de 30.266 millones de euros se ha pasado a 29.948 millones de euros.
La empresa se ha marcado como objetivo alcanzar el equilibrio entre pérdidas y ganancias en el próximo ejercicio fiscal 2001-2002. Un año más tarde esperan lograr un ratio de rentabilidad en las ventas del 2,5 por ciento. En el ejercicio 2003-2004 la compañía espera aumentar la rentabilidad hasta el 4,5 por ciento.
Según Eckrodt, director general de Mitsubishi, el objetivo es insertar la mayor parte posible de los gastos del plan de saneamiento en el ejercicio de este año, para estar el próximo año en "la parte correcta".
El plan de reestructuración costará entre los 907,5 y los 1.362 millones de euros, es decir entre 151.000 y 226.500 millones de pesetas. Las principales consecuencias del plan son la supresión de 9.500 puestos de trabajo, el cierre de una fábrica japonesa, la reducción del número de máximos ejecutivos de 38 a 29 y la solicitud de un crédito al Banco de Tokio de 1.361 millones de euros, unos 226.450 millones de pesetas.

Los mejores vídeos