Mini XXL y Ford Thunderbirds

¿Te imaginas viajar en un jacuzzi a bordo de un Mini? ¿Deslizarte por las olas con el coche de la mismísima Lady Penélope? Olvídate de las caravanas. Ahora están de moda los XXL, las limusinas retrofuturistas.

Mini XXL y Ford Thunderbirds
Mini XXL y Ford Thunderbirds

Nada mejor que unas Olimpiadas para presentar un coche verdaderamente olímpico. El Mini XXL es todo un ejercicio de flexibilidad, el más difícil todavía. Pocos eran capaces de imaginar que el modelo que inspiró la minifalda y toda una moda micro llegaría tan lejos, concretamente hasta los seis metros. Estará en Atenas y, a partir de ahí, se exhibirá por toda Europa y parte de Asia. No se trata de un simple proyecto, uno de esos bocetos locos que nunca salen de los estudios. Se ha fabricado en Los Ángeles y ha contado con la participación de todo un maestro de las preparaciones: John Cooper Works Tuning, empresa dirigida por el hijo del propio creador del Mini. Se ha partido del Cooper S para lograr una auténtica limusina de seis metros. El extra de carrocería se soporta gracias a tres ejes y seis ruedas.Como era de esperar, en el interior lleva prácticamente de todo: televisión, DVD, lo último en telefonía, asientos de cuero, minibar, techo solar... Pero ahí no queda la cosa: ¡incorpora hasta jacuzzi!El techo se desmonta y el modelo se transforma en un increíble pick-up. Sin embargo, lo que sería el espacio destinado para la carga está diseñado como un jacuzzi, en el que caben cómoda y muy relajadamente dos personas. Cuando no se usa, el agua se vacía por un conducto especial y el coche se vuelve a tapar, ganando más espacio interior. Desde su nacimiento, allá por 1959, el Mini se convirtió en todo un capricho de famosos, un coche que se adaptaba a unos dueños no menos extravagantes. Sus líneas encandilaron a Paul McCartney, Ringo Starr o Mick Jagger... La lista de famosos pertenecientes a su club de fans es extensa, ¿qué se puede decir del coche que Niki Lauda o Enzo Ferrari elegían para salir a la calle? El nuevo Mini –resucitado por BMW- tampoco se queda atrás. Debajo de su estética retro, este modelo es un auténtico adelantado a su tiempo. Ya cuenta con una versión de hidrógeno; el músico Jay Kay (el cantante funky de Jamiroquai) ha diseñado uno y, por si fuera poco, este coche ha protagonizado una de las últimas superproducciones de Hollywood, “The Italian Job".