Mercedes-Benz celebra un año récord

El 2000 fue un año excelente para la cuenta de resultados de Mercedes-Benz. Destaca el crecimiento de las ventas, que se han incrementado en un seis por ciento a escala mundial.

Mercedes-Benz celebra un año récord
Mercedes-Benz celebra un año récord

Entre los turismos y los smart, Mercedes llegó en 2000 a la cifra récord de 1.150.000 unidades vendidas. Esto significa un aumento del seis por ciento en sus ventas anuales y un incremento del 13 por ciento en la facturación global de la compañía.
Alemania, con 392.500 coches, y Estados Unidos, con más de 206.000, son los países en los que mejor se han comportado las ventas. En Alemania, su tierra de origen, Mercedes ha logrado superar en ventas por primera vez a Opel, con lo que se sitúa segunda en el escalafón de los "best seller", sólo por detrás de Volkswagen.
Las regiones de Sudamérica y Asia-Pacífico, con un crecimiento del 21 y el 7 por ciento respectivamente, también han mejorado notablemente su comportamiento.
Por modelos, llama la atención el aumento de ventas del Mercedes Clase S, el buque insignia de la compañía. Durante 2000 se vendieron 207.650 unidades, un 10 por ciento más que en 1999.
La Clase E llegó casi a las 200.000 matriculaciones, con el récord histórico, según Mercedes, de 48.000 carrocerías familiares vendidas.
La Clase C, que estrena nuevo formato, ha sido bien acogida. Al menos, así lo demuestran las 148.000 berlinas que se han entregado.
En cuanto a los todo terreno de la Clase M, el año también ha sido propicio. Se distribuyeron 104.500, un 16 por ciento más que en los 12 meses anteriores. Destaca el contingente destinado al mercado norteamericano, que ronda las 80.000 unidades.
Por último, el microcoche smart, en el que participa notablemente Mercedes-Benz, también tuvo una buena despedida de siglo. Sus ventas en Europa crecieron un 28 por ciento, con más e 102.000 vehículos nuevos en la calle, 2.000 por encima del objetivo fijado a principios de año.
Estas buenas cifras de Mercedes se ven empañadas por la mala marcha del grupo DaimlerChrysler, propietario de la división, que durante 2000 vio cómo su número de matriculaciones en el mundo descendía un 4 por ciento respecto a 1999, con un total de 4,7 millones de vehículos dados de alta frente a 4,9 millones. La bajada en el caso de la filial norteamericana fue de un 6,25 por ciento, con unas ventas de tres millones de unidades frente a 3,2 millones en 1999.
16.000 Clase E, revisión
Mientras la marca festeja los buenos resultados, la autoridad estadounidense de seguridad vial, la NHTSA, ha emitido un comunicado en el que llama a revisión a 16.256 Clase E.
Según la Agencia Federal, estos coches, fabricados entre noviembre de 1996 y febrero de 1997, pueden tener un problema en los airbags laterales. Se han detectado unidades en las que estos dispositivos se abrían sin que se hubiera producido ningún choque.
Los vendedores norteamericanos están sustituyendo los módulos defectuosos por otros nuevos. También revisan los demás airbags del vehículo.

Los mejores vídeos