Mazda, condenada a pagar una indemnización de 2,7 millones de dólares

Un jurado norteamericano ha dictado un veredicto que obliga a Mazda a pagar 2,7 millones de dólares (alrededor de 508 millones de pesetas) a una mujer que quedó paralizada de cintura para abajo en un accidente con un Mazda Protege.

Un jurado del Condado de Oktibbeha (Mississippi) ha decidido fallar a favor de Velma Ruth Seavy y otorgarle una indemnización de 2,7 millones de dólares (unos 508 millones de pesetas).

Seavy había demandado a Mazda Motor Corporation en 1993 acusándola de que el asiento del conductor de su Mazda Protege se fue hacia atrás en un choque y provocó que ella se fracturara la duodécima vértebra cuando se golpeó con la parte superior del asiento trasero.

El abogado de Seavy se ha mostrado muy satisfecho con el veredicto. "El jurado ha analizado los hechos de forma correcta y ha tomado la decisión idónea". Por su parte, los dirigentes de Mazda no han querido pronunciarse al respecto.

Los mejores vídeos