Maybach Exelero

Sólo existe una unidad y es todo un derroche: 5,8 metros de longitud, 2,6 toneladas de peso... y sólo es un dos plazas. A sus mandos se ha puesto Klaus Ludwig, el tres veces ganador del campeonato alemán de turismos. ¿El objetivo? La prueba más extravagante jamás realizada a unos neumáticos.

Maybach Exelero
Maybach Exelero

Alemania ya soñaba con un coche así antes de la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué? Desde los años 30 se intentaba conseguir unos neumáticos capaces de aguantar el máximo peso posible y unas prestaciones de vértigo. Fulda, una empresa alemana de neumáticos, se tenía que conformar con exprimir al máximo autobuses para hacer las pruebas. Sin embargo, ahora sí que ha conseguido un auténtico test para su nuevo producto: unas ruedas de tamaño descomunal –325/25 ZR- con unas llantas de nada menos que 23 pulgadas. En Fulda ponen las ruedas y Maybach –una de las “hijas" de DaimlerChrysler- el modelo 57, la base de partida de este espectacular cupé. Se necesitaba un cerebro para coordinar el proyecto y consiguieron seis mentes privilegiadas: dos profesores y cuatro estudiantes de la universidad de Pforzheim. Aumentaron la longitud del modelo y la distancia entre ejes hasta alcanzar los 5,89 metros. También trabajaron a conciencia en el motor: se partió de un V12 biturbo de Maybach al que ampliaron la cilindrada hasta los 5,9 litros. Lograron que rindiera 700 CV de potencia y 1.020 Nm de par.

Hace 67 años, Fulda ya realizó un experimento similar con Maybach.
Crearon el SW 38 y lograron rodar a más de 200 km/h. Sin embargo, la guerra paralizó el proyecto.
5,9 metros de largo y 2,14 metros de ancho
Motor V12 de 700 CV y 1.020 Nm
Peso total: 2.660 kilogramos
Neumáticos Fulda Carat Exelero: 315/25 ZR 25
Velocidad máxima: 351,45 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 4,4 segundos.Tras dos años de trabajo, el Exelero estaba listo para rodar. ¡Y no lo haría en cualquier carretera! Se recurrió a una de las auténticas Mecas de la velocidad: el circuito italiano de Nardo, un anillo perfecto de 12,5 kilómetros de diámetro. A sus mandos estaba Klaus Ludwig (en la foto), tres veces ganador del campeonato alemán de turismos (el DTM). La primera vuelta la realizó a 346 km/h y sólo acababa de empezar: logró marcar una vuelta a 351,45 km/h. Rompía el récord para un coche de estas dimensiones. “Es increíble lo fácilmente que el vehículo puede mantener esta velocidad récord. Las ruedas transmiten una absoluta sensación de seguridad", declaraba nada más bajarse del Exelero.
Círculo Polar Ártico, desierto de Arizona, sur de Marruecos, cima de Sierra Nevada... Allí donde creas que es imposible que nadie circule, te puedes encontrar un “mulo", un coche camuflado. Vente de espía con nosotros a las pistas de prueba más extremas de las marcas.
No te pierdas este reportaje.